Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

IVAN FANDIÑO COMPARTIO CON LOS MALETILLAS DE L PERU UNA INOLVIDABLE TARDE EN LA PLAZA ACHO .

Expandir mensajes
  • Pichirro
    EL DIESTRO IVAN FANDIÑO COMPARTIO CON LOS MALETILLAS DEL PERU UNA INOLVIDABLE TARDE EN LA PLAZA ACHO. 2012-11-16 22:11:14 por: AFICIONPERU.COM /Manuel
    Mensaje 1 de 1 , 17 nov 2012
    • 0 archivo adjunto
      EL DIESTRO IVAN FANDIÑO COMPARTIO CON LOS MALETILLAS DEL PERU UNA INOLVIDABLE TARDE EN LA PLAZA ACHO.
      2012-11-16 22:11:14
      por: AFICIONPERU.COM /Manuel González Delgado/Fotos:Lula Cebrecos/Video: Paulo Lazo.

      Más de cuarenta maletillas y aspirantes a novilleros compartieron con su ídolo el diestro Iván Fandiño quien les explico el toreo uno a uno, un gesto que lo convierte en el torero de la juventud taurina del Perú.

      06.jpg

      Realmente esta es una de las notas más importantes que he podido vivir y ahora escribir para ustedes.

      Evidentemente es necesario comenzar con el agradecimiento al diestro Iván Fandiño por su paciencia y mejor trato a cada uno de los chavales que esta tarde en un número que superaba los cuarenta llegaron a la Plaza de Acho de distintos puntos de la geografía peruana para compartir una lección magistral de toreo.


      Es oportuno también decir la predisposición de la empresa Consorcio Taurino de Lima que organizó este evento y al ganadero Nazario Villafuerte que gentilmente llevó las tres becerras de su ganadería “Apóstol Santiago” que resultaron bravas y apropiadas para que todos los chavales disfrutaran del buen toreo.

      La tarde comenzó ni bien el reloj marcaba las cuatro en punto, un sol que peinaba el ruedo de Acho, cuando los maletillas ingresaban por la puerta de cuadrillas donde se encontraba el diestro Fandiño quien fue dándoles la mano, en su saludo, a cada uno de ellos, la emoción se les notaba en esas caras de ansiedad y respeto al torero.


      Ya en el ruedo abrieron sus capotes y desplegaron sus muletas para torear al viento en el toreo de salón mientras que el matador Iván Fandiño los observaba y uno a uno fue corrigiéndole sus defectos, se dio tiempo para todos, no había prisas, había un torero en el ruedo cuyos ojos brillaban recordando sus comienzos y volcando su magisterio.

      Tras el toreo de salón, por el gran número de maletillas, se fueron dividendo en grupos según quienes mejor toreaban de salón para que fueran saliendo al ruedo.

      Con un orden fuera de lo común se colocaron en fila tras las tablas y fueron soltando las becerras al ruedo de Acho.


      El diestro Iván Fandiño tras las labores de tienta con el caballo y después de vistas por el ganadero, tomó la muleta y dio unas tres series por cada becerra para verle las condiciones y fue llamando a cada maletilla para que saliera al ruedo.

      El ambiente de camaradería entre ellos también es digno de destacar, como comprenderán no todos tenían muleta, y los que si la tenían no dudaron ni un segundo en prestarla al compañero, seguro amigo de andanzas taurinas.

      Que grande fue ver la paciencia y la afición del torero de Orduña, como ya hemos dicho, tuvo tiempo para todos, los apuntaba mientras toreaban por derechazos o naturales según fuera el mejor lado de las becerras, les decía como colocar la muleta, las distancias, los espacios, los terrenos, todo, absolutamente todo se lo indicaba el matador a los jóvenes llenos de ilusión y afición de que un torero de la talla de Iván Fandiño les enseñara.


      Ninguno se quedó sin torear, ninguno se fue sin que el diestro le dijera algo de su toreo y le enseñara algo de su técnica, incluso a los más niños aquellos de por su corta edad no podían ir solos los cargo en brazos y con ellos a cuestas instrumento muletazos para que sintieran la sensación de estar frente a un animal bravo.

      Terminada la tienta los chavales se sacaron una foto de grupo con el diestro, no sin antes unas palabras muy bonitas y emotivas sobre lo difícil y dura que es esta profesión pero también las mas hermosa y grande del mundo, que con afición, ambición y ganas alguno de ellos podía llegar a ser como él, los alentó diciéndoles que todos tenían condiciones y que el futuro estaba en sus manos, en el querer con el corazón y con la disciplina diaria en sus vidas.


      Después de lo dicho el diestro Iván Fandiño y la empresa Consorcio Taurino de Lima regalaron a cada uno de los maletillas y aspirantes a novilleros una entrada para la corrida del domingo, un gesto que los enaltece.

      El sol se fue apagando, mientras las ilusiones de aquellos chavales esta tarde en Acho fueron encendiéndose más, todos querían una foto con su ídolo, con el torero que les había enseñado, y mientras se doblaban los capotes y plegaban las muletas Fandiño salía por la Puerta Grande con los niños y jóvenes que esta tarde en Acho se sintieron TOREROS. ¡Enhorabuena Matador! y nombre de cada uno de ellos muchas gracias.

      S.jpg

      47.jpg
    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.