Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

Ronda. Presentación del libro Arte rupestre prehistórico en la Serranía de Ronda

Expandir mensajes
  • José Manuel
    Ronda. Presentación del libro Arte rupestre prehistórico en la Serranía de Ronda Editorial La Serranía presentará hoy martes el libro en la Finca La
    Mensaje 1 de 1 , 24 oct 2006

      Ronda. Presentación del libro "Arte rupestre prehistórico en la Serranía de Ronda"
      Editorial La Serranía presentará hoy martes el libro en la Finca La Algaba (Carretera Ronda-Algeciras, km 4). A las 19,00 h se realizará una visita al poblado prehistórico y a las 20,00 h se presentará el libro... Nota de la presentación:

      Sinopsis

      La coincidencia de que se hayan cumplido cien años de los primeros descubrimientos de arte prehistórico en Málaga (La Pileta, 1905) y de que en las prospecciones arqueológicas llevadas a cabo por la Diputación de Málaga aparecieran varios yacimientos con arte rupestre, promovieron la realización de este libro, que trata sobre el arte prehistórico de la Serranía de Ronda, concretamente del que se conoce en los valles de los ríos Guadiaro, Guadalteba y Turón. El libro se articula en tres bloques descriptivos y uno informativo. El primer bloque trata el territorio y el paisaje desde el punto de vista del naturalista, acercándonos a sus valores geológicos, morfológicos y biológicos. El segundo acomete la tarea de desentrañar el arte y los modos de vida de los habitantes de la Serranía de Ronda durante el Paleolítico Superior. Desgrana los contenidos artísticos de yacimientos tan emblemáticos como la cueva de La Pileta o la de Ardales, probablemente los más relevantes del Mediterráneo. El tercer bloque está dedicado al arte de los primeros pastores y campesinos que se asentaron definitivamente en la Serranía de Ronda desde el Neolítico. Recopila todos los datos conocidos y presenta, por primera vez, los nuevos descubrimientos de arte esquemático que, por cantidad y calidad, sitúa esta colección entre las mejor estudiadas de la provincia malagueña. El bloque informativo ofrece datos sobre las técnicas de ejecución, la conservación, la difusión y las formas de visitar este arte, legado patrimonial de una gran trascendencia científica y cultural.

      Esta publicación ha contado con la colaboración del CEDER Serranía de Ronda, el Grupo de Acción Local Guadalteba, el Consorcio Gudalteba y los ayuntamientos de Benaoján y Ardales.

      El arte prehistórico conservado en la Serranía de Ronda y la Comarca del Guadalteba es el conjunto más importante del Mediterráneo por su amplitud cronológica (del 30.000 al 3.000 antes del presente)

      A raíz de unas prospecciones arqueológicas llevadas a cabo por el Servicio de Arqueología de la Diputación de Málaga, se habían detectado nuevos emplazamientos con arte prehistórico en los valles del Guadiaro y Guadalteba que, junto a los ya conocidos del valle del Turón, han conformado una veintena de yacimientos que, en su conjunto, deben valorarse como los más importantes del Mediterráneo, sobre todo por su amplitud cronológica, que demuestra la llegada de los primeros humanos modernos, con su cultura gráfica (el arte paleolítico) hace más de treinta mil años. Además, y como novedad, el arte rupestre prehistórico de la Serranía de Ronda y la Comarca del Guadalteba no se interrumpe, como en otros territorios, al final de la glaciación (hace 10.000 años), sino que se traslada a los abrigos y enterramientos y perdura hasta el primer milenio antes de nuestra era.

      Los estudios han demostrado que en cuevas como La Pileta o Ardales, los primeros grupos de cazadores que llegaron al sur de la Península Ibérica aportaron una serie de conocimientos novedosos sobre la caza, la pesca y la recolección, además de sus modos de vida. Los clanes estaban muy bien organizados; la principal novedad consistía en las posibilidades de la cultura como modo de expresión, de relación social y de medio para la supervivencia.

      Las cuevas no sólo les fueron útiles para refugiarse; sobre todo la más importante relación entre las cuevas y los humanos se estableció en la capacidad de las cavidades naturales de conservar y atesorar la cultura que les permitía sobrevivir. El arte es una herramienta de los primeros humanos para conservar y transmitir a los jóvenes sus tradiciones y sus modos de enfrentarse a la vida. Cuevas como La Pileta, la del Gato o Ardales son auténticos museos de la Prehistoria.

      La caza, la pesca y la recolección de alimentos están descritos en sus pinturas y grabados. Pero también están relatadas las relaciones humanas, a través de los dibujos que incluyen figuras humanas femeninas. Unas relaciones basadas en el apoyo y la igualdad, como único medio de supervivencia. Las niñas y niños eran muy importantes para estas primeras comunidades humanas, estando atestiguada su presencia en el interior de las cuevas, acompañando a los mayores.

      Al final de la glaciación, estos cazadores y pescadores, conocedores de los territorios y su fauna, aprovechan los cambios climáticos para incorporar a su dieta nuevos recursos vegetales y domesticar algunos de los animales presentes en la fauna. Los primeros pastores y agricultores de la Serranía de Ronda y la Comarca del Guadalteba se asentaron definitivamente en aldeas, embriones de nuestros pueblos, y mantuvieron el arte como un referente territorial. De esta forma, en los abrigos y covachas naturales o en las necrópolis (dólmenes y cuevas artificiales), los habitantes neolíticos "marcaron" sus territorios por medio del denominado "Arte Esquemático", un arte que se pintó en rojo y en negro sobre las paredes de unos abrigos desde donde se controla el paisaje perfectamente. Las escenas, algunas veces muy simples y otras, por el contrario, muy complejas, nos llevan a un mundo cambiante en los modos y en las formas de enfrentarse a la vida. La revolución de los pueblos, de los campesinos, estaba haciéndose realidad y daría paso, hace tres mil años, a la revolución del comercio con el Mediterráneo y, con ella, al final del arte prehistórico.

      Hasta diecinueve yacimientos se presentan en este estudio, con lo que se demuestra la importancia de las dos comarcas en la conformación de la cultura de Europa y el Mediterráneo. La suerte para los ciudadanos interesados en este patrimonio es que tanto la cueva de La Pileta como la de Ardales pueden visitarse culturalmente dentro de un sistema restringido y guiado que permite al ciudadano observar las pinturas y grabados directamente.

      Podrán acercarse a estos conocimientos por medio del libro divulgativo que acaba de publicar Editorial La Serranía y que ha logrado conjugar los hallazgos científicos con la divulgación cultural. Una publicación que han llevado adelante los investigadores Pedro Cantalejo, Rafael Maura, Manuel Becerra y Ángel Recio y que se enmarca en las actuaciones previstas durante el centenario de los descubrimientos del arte prehistórico en Málaga (La Pileta, 1905). Estas actividades sobre el primer arte de los malagueños ha tenido ya una serie de repercusiones científicas y sociales, entre las que destacamos la celebración de las primeras Jornadas sobre arte prehistórico en España, celebradas en la comarca del Guadalteba (noviembre de 2005), la exposición sobre el centenario de los descubrimientos del arte prehistórico en Málaga (Feria de los Pueblos, marzo y abril de 2006), la publicación de la monografía científica sobre la cueva de Ardales (junio de 2006), entre otras.

      La importancia real de este patrimonio heredado estriba en su conocimiento. La sociedad actual debe asumir que un museo no tiene que ser un edificio, que el arte prehistórico está disperso en el territorio y que para entenderlo debemos hacernos a la idea de que la Serranía de Ronda y la Comarca del Guadalteba son "Parques culturales de la prehistoria de Europa".

    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.