Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

LA CONGREGACION ASHRAMICA

Expandir mensajes
  • Thoth NGSM
    Re: http://es.groups.yahoo.com/group/VBA-mensajes/message/1392 Géminis Pétalo del Corazón: RELACION ... *** XXIII - LA CONGREGACIÓN ASHRÁMICA (extractos
    Mensaje 1 de 1 , 24 may 2009
       
      Géminis
       
       

       

       
      ***

      (extractos inéditos)
       
      VBA: Cuando esotéricamente hablamos de un Ashram, nos referimos concretamente a un "centro" oculto de entrenamiento espiritual, constituido por un Adepto de la Gran Fraternidad, varios Iniciados, cuya graduación va de la primera iniciación a la cuarta ,y una numerosa serie de discípulos en distintos grados de evolución que ocupan  -dentro de un inteligentísimo sistema de enseñanza-  cada uno de los siete niveles o esferas que constituyen el Ashram, desde la periferia hasta el centro. Como hemos dicho en otras varias ocasiones, un Ashram es una representación perfecta de un sistema solar, con un sol central, el Maestro, Sus allegados o asistentes inmediatos, Ángeles e Iniciados y un vasto campo de expresión formado por gran número de entidades humanas, aspirantes espirituales, y discípulos en distintos grados de evolución, que ocupan las distintas esferas que, en su totalidad, constituyen el "circulo- no-se-pasa" del Ashram.
       
      Cada una de estas esferas tiene su propia ley y orden y de acuerdo con esta particular vibración son confeccionados los códigos de enseñanza. Nos contaba en cierta ocasión la señora Alice A. Bailey que al crear las bases esotéricas de la Escuela Arcana había tenido en cuenta aquella particularidad ashrámica y que cada grado, desde el de Servidores con el que se iniciaban los cursos de entrenamiento espiritual hasta el más elevado, estaba confeccionado de manera similar al del Ashram de su Maestro, K. H..  La divisa de la Escuela Arcana, a la que tuve el gusto de pertenecer (desde el año 1940 hasta 1969), era que los estudiantes más aventajados debían ser los educadores de los que les irían sucediendo en la ruta del entrenamiento espiritual. De esta manera fue creado el cuerpo de "secretarios" que corresponde a la categoría de los "observadores" de un Ashram.
       
      A igual que la Escuela Arcana, copia literal de la constitución de un Ashram, la regla que rige el sistema de entrenamiento espiritual en cualquier centro espiritual de la Jerarquía es que los discípulos más aventajados ayuden a los más atrasados, de manera que entre unos y otros existe una estrecha comunión espiritual  -la mayor parte de las veces de carácter subjetivo-  hasta llegar a las esferas superiores en las que la vinculación de los discípulos con los Iniciados empieza a tener carácter Jerárquico y empieza a construirse las bases iniciales del proceso iniciático.
       
       

       


      VBA: ¿Qué clase de trabajo se realiza en los Ashrams? Este trabajo, tomando como centro de estudio cualquiera de los Ashrams de la Jerarquía, es “suministrar enseñanza esotérica y entrenamiento espiritual” a los discípulos que forman parte del mismo. No se trata, sin embargo, de escuelas meramente meditativas como creen algunos, aunque en cualquier fase del entrenamiento y por las propias características de la enseñanza le sean asignadas a los discípulos algunas técnicas meditativas de carácter muy personal y tendientes a un mejor desarrollo de sus capacidades de servicio. Se trata más bien de impartir un entrenamiento místico o espiritual basado en la presentación de ciertas verdades que el discípulo ha de considerar internamente más que externamente y extraer de las mismas no simples conceptos mentales sino vivencias prácticas. En un Ashram de la Jerarquía se entrena al discípulo para que desarrolle la intuición y no para que acumule simples conocimientos intelectuales sobre las verdades sometidas a su interés investigador. Tampoco se trata de desarrollar en él poderes psíquicos, ya que éstos, como todos los poderes, son cualidades del alma que irán surgiendo sin esfuerzo alguno a medida que el discípulo vaya introduciéndose en el sentido oculto de la enseñanza. De ahí que nunca serán admitidos en un Ashram de la Jerarquía aquellos aspirantes espirituales impacientes o llenos de fantasías, que consideran la espiritualidad sólo como un sistema de disciplinas que les facilitará el desarrollo de algunas de aquellas facultades psíquicas tan apreciadas por el vulgo, o para crecer internamente en forma espectacular para que los demás observen sus progresos.
       
      Se trata naturalmente de una escuela de disciplinas por cuanto, al menos en las primeras fases del entrenamiento, hay que aleccionar al discípulo para que pueda controlar la increíble cantidad de elementos dévicos y vidas atómicas que constituyen su triple cuerpo de expresión, pero se trata de unas disciplinas basadas en la comprensión del proceso creador más que impuestas por la autoridad espiritual de aquéllos, dentro del Ashram, que se hallan en una fase más avanzada. La mejor de las ayudas provenientes de quienes están más avanzados espiritualmente, se transmite siempre por “irradiación” y el aura del discípulo en el Ashram, sin que frecuentemente se dé cuenta de ello, queda impregnada de las vibraciones que provienen de los niveles superiores o del aura radiante de las grandes Entidades espirituales que protegen la integridad mística del Ashram. De ahí que el único y verdadero cuidado de un discípulo será el de mantener su aura magnética muy límpida y receptiva, aunque en ningún caso pasiva o negativa.
       
      Esto lo irá consiguiendo a medida que se acelere el ritmo de la enseñanza y penetre en el sistema de entrenamiento espiritual más avanzado, cuyas fases dentro de la generalidad del proceso son medidas en términos de atención y de serena expectación. Por la firme atención depositada en el tipo de entrenamiento que le está siendo administrado, absorbe el discípulo la cantidad de energía que precisa para la realización de cualquier esfuerzo en el devenir de su desarrollo espiritual. La energía es así proporcional al esfuerzo y el esfuerzo proporcional a la energía. Ambos factores se equilibran armoniosamente de tal manera que nunca puede haber cansancio en el ánimo del discípulo por desgaste de energía, pues técnicamente hablando “el esfuerzo no existe”. Sólo hay esfuerzo donde no hay energía, es decir, donde no hay atención y la atención es un movimiento natural de la conciencia que hay que saber orientar convenientemente. Así, el trabajo del discípulo es estar muy atento a la enseñanza, no dejando que se inmiscuyan en el proceso las exageradas motivaciones de su personalidad, cuya mente está siempre pendiente de los detalles del proceso y se le puede escapar así la magnificencia del conjunto de la enseñanza que le es impartida.
       
       

       
      El Centro de Estudios VBA es una Comunidad espiritual dedicada a honrar la vida y obra de Vicente Beltrán Anglada a través de la meditación, el estudio y el servicio relacionados a: i) la praxis del Agni Yoga, conducente a Shamballa; ii) la colaboración Humano-Dévica; y iii) la Magia Organizada planetaria.
       
    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.