Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

Tres Reyes Magos: numeros primos 2, 3 y 5

Expandir mensajes
  • THOTH NGSM
    [CE-VBA] El triple fundamental del triángulo pitagórico (3-4-5) corresponde a los números primos 2, 3 y 5 que definen la armonía tridimensional del espacio
    Mensaje 1 de 1 , 6 ene 2013
      [CE-VBA] El triple fundamental del triángulo pitagórico (3-4-5) corresponde a los números primos 2, 3 y 5 que definen la armonía tridimensional del espacio musical.
       
      Los tres números primordiales (2, 3 y 5) permiten la división racional (sin residuo) de una circunferencia, formando las bases para el "temperamento justo" de la escala musical (límite 5).
       

      Los números son símbolos dévicos


       

      CAPRICORNIO

      La Transfiguración del 10 (Plexo Solar)

      Pétalos de los 5 chakras de la columna vertebral: 4:6:[10]:12:16

      Desde el chakra rádico (que sirve de "raíz" en la base de la cuerda dorsal o "notocordio") hasta el chakra coronario, se cuentan los siguientes "nodos" armónicos (pétalos):

      2 x 2 = 04 pétalos
      3 x 2 = 06
      5 x 2 = 10
      =======
      3 x 2^2 = 12
      2 x 2^3 = 16
      =======
      3 x 2^5 = 96 = 3 x 4 x 2^3
      =======
      (5 x 2)^3 = 1000

      El chakra coronario corresponde a la circunferencia que ningún cociente o razón puede calcular y que, por tanto, ningún polígono puede contener.

      ***

      El chakra del plexo solar sirve de "clearing house" a los centros ubicados por debajo el diafragma. La suma 4 + 6 = 10 no parece ser fortuita. De manera similar, el chakra del entrecejo (ajna) es un chakra de integración de los cinco chakras inferiores. La suma 4 + 6 + 10 + 12 + 16 = 48 tampoco parece ser fortuita. La importancia del pancreas y de la pituitaria en la fisiología humana confirma la función integradora de estos dos chakras.

      Se puede visualizar la cuerda dorsal como 12 semitonos (16-4=12) que componen una escala cromática. Si asignamos al chakra rádico la nota C1, entonces los otros cuatro chakras corresponderían a las notas D, F#, G# y C2, una escala hexatónica que divide la escala cromática en dos partes iguales.

      También se pueden interpretar los pétalos como nodos de una cuerda sujeta a ondas estacionarias que definen su frecuencia vibratoria. De ser así, entonces la razón o cociente de los intervalos podría brindarnos una clave para "afinar" el instrumento humano de acuerdo a principios matemáticos (pitagóricos) de armonía musical, particularmente entre aquellos chakras involucrados en la transferencia y transmutación de energías, un proceso necesario para la evolución espiritual.
       
      Por ejemplo, la transmutación de la energía desde plexo solar al centro cardíaco y desde el sacral al laríngeo se asocia con las primeras dos iniciaciones espirituales, el Nacimiento y el Bautismo. ¿Qué intervalos musicales propician tal transmutación? ¿Podemos inteligente y prudentemente aplicar tal conocimiento al entonar la palabra sagrada, el OM, como parte de la "Técnica de la Indiferencia" para desvitalizar el maya?
       
      Desde el plexo solar (petalos = 10) sólo existen intervalos menores hacia el centro cardiaco (12/10=6/5=3ra menor) y hacia el centro laringeo (16/10=8/5=6ta menor). Desde los centros inferiores al plexo solar existen múltiplos de octavas enteras (4x3, 4x4, 6x2) que, cuando se alinean, pueden potenciar tal transferencia.
       
      La transferencia hacia arriba del diafragma (de la personalidad al alma) parece venir acompañada de la nota clave geminiana: Yo reconozco a mi otro yo y al menguar éste, crezco y brillo. El potente intervalo de cuarta perfecta que alínea al centro sacral con el laríngeo, produce la brillante expresión de la personalidad integrada e infundida por el alma presta a la tercera iniciación de la Transfiguración.
       
      Simultáneamente, mientras estas transferencias y transmutaciones de fuerzas y energías ocurren en la cuerda dorsal, los dos "osciladores" de la cabeza reproducen, por resonancia, las frecuencias vibratorias correspondientes a los chakras inferiores. El chakra del entrecejo (asociado a la glándula pituitaria) y el chakra coronario (asociado a la glándula pineal) conforman la "notocorda" (antakarana) de luz (y de sonido) entre la Mónada (el Uno) y la Personalidad (el Tres) mediante el Alma (el Dos). Eventualmente, el dos y el tres se "crucifican" (funden) en el cinco, la apoteosis del reino humano reflejada en la quinta iniciación del Adepto liberado de la ilusión, el espejismo y el maya.
       
       

       

      Radio TRIANGULOS

      www.NGSM.org/345.htm

      https://ec.yimg.com/ec?url=http%3A%2F%2Fwww.ngsm.org%2Fimages%2F2012x3s.jpg&t=1511251766&sig=5qHtYTcKrZ2cGgpBWZemJg--~D

       

    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.