Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

OBARA MELLI

Expandir mensajes
  • g.delsol
    Obara Melli, el comercio con la religión En el signo de Ifá Obara Melli nace la balanza, cuyo simbolismo además de representar astrológicamente la
    Mensaje 1 de 1 , 30 oct 2008
    Ver fuente
    • 0 archivo adjunto
      Obara Melli, el comercio con la religión

      En el signo de Ifá Obara Melli nace la balanza, cuyo simbolismo
      además de representar astrológicamente la transición de lo femenino a
      lo masculino, es arquetipo del comercio, allí también nace negociar
      con los piedras de la religión y anuncia que así como los almacenes
      se llenan se vacían. Sin embargo la balanza posee también aristas
      ocultas y una de ellas es que el instrumento tiende al equilibrio,
      sin importar la naturaleza de lo que será equilibrado, por ello
      resulta interesante, que el símbolo de la justicia sea una balanza en
      la mano derecha de una mujer con los ojos vendados y que ambos platos
      estén en perfecto equilibrio. También en la antigua religión egipcia,
      figura la balanza del juicio a los muertos, donde en presencia de
      Osiris, el corazón del juzgado debía pesar menos que la pluma de
      Thot. Quienes conocen las leyes universales, saben que el equilibrio
      es un instante infinitesimal en el tiempo, pues el punto
      de "equilibrio relativo" significa la detención momentánea de las
      fuerzas del universo. Por ello está implícito en la balanza, el ciclo
      de todas las cosas Universales manifestado a través de la ley
      rítmica.



      Pero si tomamos la balanza como símbolo del comercio, ella en el
      signo de Ifá Obara Melli nos informa sobre los sacerdotes que
      comercian con los atributos y la liturgia de la religión. Lo esencial
      en cualquiera de las dos acepciones de la religión Yoruba (diáspora o
      tradicional), es preguntar a Orula en un caso y a Orí en el otro, si
      el próximo a iniciarse como sacerdote, tiene un destino que cumplir
      en el seno de esta religión. Se debe destacar que todos los seres
      humanos tenemos un destino, y esa fuerza desconocida pero necesaria
      en el desarrollo de cualquier persona, le permite a esta evolucionar
      en tres vectores esenciales, el material, el intelectual y el
      espiritual. Pero si la persona que se va a iniciar, no tiene destino
      marcado dentro de la religión, probablemente no tomará en serio el
      compromiso que se contrae como sacerdote con los Orichas y el prójimo
      o se perjudicará enormemente.
    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.