Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

61A paso triunfal GANA PERU.....(Reenvia a tus contactos)

Expandir mensajes
  • Ollanta Humala Taso...PRESIDENTE
    10 may 2011

      LA INSURRECION DE

      LA DERECHA PERUANA

      PARTE I

      ¡¡Que La Derecha Derrotada

      No Levante Cabeza, Jamás!!

      Por: Mirko Senda

      No habrá desarrollo y porvenir, sino comparamos y aprendemos las lecciones de la historia, esto es una ley irrefutable, la experiencia peruana nos ha demostrado que el pueblo jamás ha sido soberano, que su voz nunca fue ni será escuchada certeramente mientras subsista el modelo excluyente y “demócrata-rentistas” actual, por cuanto la soberanía a estado administrada por la derecha más retrograda y apatrida, que en los últimos 190 años de “vida republicana” solo ha reafirmado su interés a negociar sus privilegios y el reparto del poder con el imperialismo. La agenda política sin duda a sido marcada por ella, a través de sus medios de comunicación determinan lo que esta bien o esta mal, lo que le conviene o no al Perú, somos tan culpables por la permeabilidad y pacifismo de aguantar tanto golpes y humillaciones, tamañas estupideces tienen un nudo crítico, la incapacidad dialéctica para valorar los hechos y las cosas.

      América Latina y el Mundo se conmociona, al ver los resultados de las pasadas elecciones presidenciales, al observar el descomunal grado de perversión, instrumentalización y embrutecimiento colectivo de los peruanos, cuando oyeron los resultados que una hija de ladrón y genocida como Alberto Fujimori en complicidad con Alan García había pasado a segunda vuelta de las elecciones, nosotros lo habíamos anticipado, frente al pacifismo dubitativo, a la falta de dirección del pueblo surge la insurrección burguesa, todo era previsible, el arte de demonizar al adversario siempre ha sido política de la derecha fascista y la cobardía de izquierda, es verdad que muchos desde fuera, intentamos hacerle ver a OHT de sus gravísimos errores y desde nuestras trincheras le apoyamos, nos mantuvimos fuera no por cuestiones de purismos principistas sino por privarnos de avalar la complicidad de lo que para nosotros sería lo que es hoy la ecléctico defensa del programa y que avizora transfuguismo y la traición. OHT ha cometido muchos errores a la hora de escoger candidatos al congreso, técnicos y asesores políticos, esto ha facilitado la infiltración de murciélagos, que no tardaran en asestarle la vil puñalada y una vez chupada la sangre del pueblo se echaran a volar, pero aquellos errores son resultado de la búsqueda de su “verdad nacionalista”, una verdad adormecida en el corazón de los peruano, por ello nuestra mejor actitud, desde las bases, es ayudar a corregir esos errores, limpiar el campo de yerbas malas, para sembrar nuevas ideas, es preciso atemperar y ajustar el liderazgo nacionalista popular a las nuevas circunstancias, la derecha esta desacreditada y agonizante su poder económico ya no le es suficiente para mantener su poder político.

      La derecha fascista y apatrida poco le importan las condiciones objetivas para una situación pre-revolucionaria, menos aún le interesa cambiar el oscuro rumbo de nuestra historia, hábil en la mentira, el sabotaje y la política ambidiestra buscadora de razones prácticas está convencida que dominando la información y la mente de los peruanos puede llegar hasta donde le plazca, sabe que un ser humano embrutecido es susceptible de lavarle la mente y que este admita no solo su situación precaria sino que contrariamente niegue toda posibilidad de dignificarse y liberarse. Por ello no descansa trabajó duro e invirtió millones de dólares con anticipación para concretar su fraude, lo cual materializo en 4 ejes: (a) Tener injerencias en la educación y la formación social; (b) Copar todos los medios de comunicación posible; (c) Polarización política – democracia o dictadura – (d) Generar chantaje y pánico Social – aislamiento o ayuda exterior -, todo “legalmente” dentro del circo electoral democrático montado, bien agradecidos con su visión absoluta y excluyente del mundo ya no tendrían que esforzarse mucho en alterar las actas, en manipular los sistemas informáticos de la ONPE descaradamente ni tener que sacar a las tropas a la calle o concretar un golpe de Estado, así la trampa ya está consumada.

      Sin embargo, la supuesta decisión del pueblo en las fraudulentas elecciones pasadas no ha terminado los procesos políticos en Perú, el APRA y el Fujimorismo pretenden mantenerse en el gobierno 4 millones cifra aproximada que aglutina a toda la derecha de un total de 19`949,915 electores, si bien es cierto antes el pueblo no tenía como comparar su situación de avance, hoy empieza a despertar al valorar que ha sido capaz de acorralar a la derecha fascista que es posible tomar el poder, más del 60% de electores han declarado que el triunfo de OHT es posible, que el cambio es necesario, cualquier intento de favorecer a la hija del ladrón Keiko Fujimori debe ser condenable como ilegitimo e ilegal, estos hombres y mujeres comienzan ya a interesarse e integrarse en los asuntos públicos y comenzara a romper ese cerco que le pusieron de lo institucionalmente político, que durante décadas le ha negado su participación directa y efectiva en las decisiones del Estado. La derecha ha caído en su torpeza, su arrogancia y mezquindad la ciegan… apostar por la hija del ladrón Keiko Fujimori en contubernio con el delincuente y genocida Alan García y su banda aprista, es doblemente estúpido al erigir a esta facinerosa como su único referente de la vida social y politica, solo desnuda su carácter corrompido, inmoral y racista con ello ahonda su aislamiento, por qué el pueblo más temprano que tarde tomara conciencia del error al que fue inducido, se tornara rebelde y vengativo al ver que ha sido engañado y humillado, estas contradicciones anuncian periodos de lucha y la lucha exige unidad, allí está el desafío por tanto, es URGENTE crear un Frente Nacionalista Democrático Popular, desafío en no caer en el paternalismo y las sombras del caudillismo, OHT tiene mucha responsabilidad en el nuevo escenario político peruano, en las luchas tendrá la oportunidad de reconocer a los cobardes, advenedizos e infiltrados, limpiarse de estos murciélagos, es tarea saludable para el movimiento popular, las bases están dadas, de la cantidad pasaremos a la calidad y con la calidad certificaremos que somos la mayoría del pueblo, y con una mayoría cualificada es posible garantizar en los próximos años la transformación de nuestra sociedad.

      La dialéctica nos dice que nada es estático, inquietos por determinar cuál será el próximo golpe de la derecha y el imperialismo, quizás atentar contra la vida de OHT (la CIA es experta en fabricar excusas: accidentes, enfermedades, envenenamiento desapariciones, etc) por eso es urgente avivar el cerebro llamar a los nuevos líderes, a la juventud y los estudiantes motivarles a leer obras clásicas inculcarles el compromiso social y político de una modernidad responsable, la innovación en la ciencia y la tecnología en beneficio del pueblo, el nuevo periodo político demanda el frescor de nuevas ideas capaces de solucionar nuestros viejos problemas, la derecha fascista y el APRA estoy convencido harán todo lo contrario, todo es cuestión de tiempo y espacio, es la gran oportunidad que los revolucionarios no debemos desaprovechar, nuestra línea se forjara y asumirá su carácter verdadero siendo superior y confrontando a la línea de la agónica derecha fascista sin ninguna reticencia.

      Como hombres dignos, honestos y revolucionarios tenemos la obligación de fomentar el debate de acción, desmantelar todas las contradicciones o hipocresías de la derecha, la crispación política ahora será creciente, la burbuja que mece al Fujimontecinismo y al delincuente Alan y su banda aprista estallara en cualquier momento, por cuanto el imperialismo con su política neoliberal ha demostrado ser incapaz de solucionar los problemas del país, su insistencia en desatender la explotación, la marginación y la humillación social, persistir en el injusto y desigual reparto económico de la producción, y negarle al pueblo su carácter real coprotagonista del desarrollo sin duda son caldo de cultivo de descontento y rebeldía popular.

      El gesto simbólico de OHT de fomentar el dialogo por el gran cambio es positivo pero yerra al dejarse copar y empujar por sus otrora “enemigos” acercarse a algunos agentes encubiertos de la derecha como los Vargas Llosa ponen en duda su actitud digna y coherente, OHT debe acercarse más al pueblo en vez de buscar la foto y las hipócritas palmaditas de la derecha hacer tal cosa costumbrista solo le resta puntos por que la derecha lo utiliza para mostrarlo como uno de los suyos y ante los ojos de los peruanos también avala la inmoralidad y la corrupción.

      Por todo esto debo decir que GANA PERU y todas las fuerzas que lo apoyan deben concretar el Frente Nacionalista Democrático Popular, que debe nacer con buen pie, pero este frente debe consolidarse en una nueva forma de hacer política debe apostar por la conjugación de dos conceptos INTEGRACION y AUTONOMIA, la misma que refrende otros dos conceptos vitales Unidad y Lucha, claro está que estos conceptos tienen que estar perfilados en una mínima declaración de principios NACIONALISTA, DEMOCRATICO Y ANTIIMPERIALISTA, considero que ese ha sido el mandato popular, hacer otra cosa es perder el tiempo y el espacio ganado.

      Mayo 20 del 2011

      Que la llama encendida de la unidad y lucha, ilumine nuestra verdad revolucionaria

      ¡Vamos juntos a combatir hasta el fin a la agónica derecha fascista y servil al imperialismo, enemigo principal de los pueblos del mundo!

      Peruanos no bajemos la bandera, que aquí estamos dispuestos a luchar decididos a vencer… ¡Ollanta Humala Presidente!

      HUMALA SE PASA AL CENTRO

      Por: César Hildebrandt

      Las elecciones del domingo 10 han voceado algo. El problema es que hay sectores del país, educados en el conservadurismo blindado, que hace tiempo que no oyen. Por eso es que un vasto homicida como Abimael Guzmán tuvo un día la maldita ocurrencia de hablar con dinamita. El trinitrotolueno sí que se hace escuchar. Tuvimos que cruzar varios ríos de sangre para salir del atolladero.

      Entonces, cuando Guzmán estuvo preso y sus huestes de hechura camboyana derrotadas, la derecha volvió a pensar que el Perú era su chacra. Y con la ayuda de un populista que nada de liberal tenía - me refiero a Alberto Fujimori-arrinconó a los sindicatos, vendió a precios de liquidación las empresas del Estado y profirió una Constitución que privilegia la inversión foránea frente a la industria y agricultura nacionales.

      Todo iba bien porque Toledo se pasó sus cinco años llevando cemento al hombro para construir el segundo piso del fujimorismo (fueron sus palabras) y luego García tomó la posta y se situó a la derecha de Gengis Khan. Claro, hubo un pequeño inconveniente: en el intermedio hubo un gran susto: un ex militar con mala facha y promesas de cambio había ganado la primera vuelta y había perdido con las justas la segunda.

      Allí estuvo el primer ulular de los bomberos. Pero la derecha no lo escuchó. Y aplaudió a García no sólo en lo bueno que hizo que algo hizo sino, sobre todo, en lo malo: más corrupción, más asistencialismo en vez de empleos, más sumisión rastrera a todo lo que no fuera peruano, más derechismo que con Odría.
      Felices estaban en esta Little Lima cuando, de pronto, el cuco se aparece de nuevo. Y vuelve a ganar en la primera vuelta.

      ¿Sucederá lo mismo que en el 2006? Es decir, ¿podrán cundir otra vez los miedos? ¿Aceptará la gente, intoxicada por la nauseabunda televisión, que la caricatura valga más que el retrato? ¿Se podrá vender bien a K. Fujimori, la dama china del tablero de los Kruger y los Chlimper?

      La gente pide cambios. No pide apocalipsis. Quiere que haya menos injusticias. No quiere venganzas sociales. Quiere que el Estado arbitre. No quiere una economía sovietizada, Aspira a la esperanza y no al odio.

      Al cerrar esta columna le pregunté a un humalista hasta dónde están dispuestos a ceder para espantar al miedo. Me dijo sinceramente: “Hasta donde sea necesario pero sin comprometer nuestra política de redistribuir mejor la bonanza”.


      ¿Y dónde está la frontera de lo necesario? Pues ese es el gran asunto, el candente dilema que el nacionalismo intentará enfrentar con éxito.

      Por supuesto que no tendrá éxito alguno si permite que algunos de sus voceros metan la pata. Y aquí quiero referirme a Carlos Tapia. Este buen señor tiene problemas de salud relacionados con el sistema circulatorio cerebral. Se está recuperando, pero es un proceso lento. El humalismo cometió una falta grave al permitir, por un olvido casi administrativo, que Tapia conservara la calidad de portavoz partidario, privilegio que le fuera concedido en el 2006, cuando reemplazó a un desbocado Abugattas.

      El Partido Nacionalista parece eufórico. Algunos congresistas del PPC han llamado, por lo bajo, a expresar que están dispuestos a colaborar. Mil cuatrocientos personeros de Perú Posible estarían dispuestos a trabajar en la supervisión de los recuentos de votos en la segunda vuelta. Se espera para estos días un contacto institucional con Acción Popular. V la reunión con PPK ha legitimado el triunfo de Humala. De allí a firmar la propuesta de un consenso ideado por el candidato binacional hay un trecho, pero me atrevo a decir que hasta a eso están dispuestos a llegar los humalistas.

      Si Humala tiene que vencer la guerra del miedo y la guerrilla de los rumores malsanos (hay gente en los mercados que anda diciendo que los puestos de verduleras y vendedoras de pescado serán expropiados), Keiko Fujimori tiene que derrotar al pasado que la persigue. Eso tiene las características de lo casi imposible si se tiene en cuenta que para ello, de un modo u otro, la candidatura tendría que renegar de su padre. Y eso sería como renegar de sí misma.

      El problema de Humala es el futuro. El de la señora Fujimori es el antier. Y ambos tienen adherentes fieles pero también una, multitud de detractores. Según CPI, el 58 por ciento de los encuestadores sostuvo hace poco que jamás votaría por la candidata del Fujimorismo. Y esa cifra es mayor en el caso de Humala: 62 por ciento. El sondeo se hizo antes de la primera vuelta.

      Pero, claro, la segunda vuelta es un reseteo de fobias y filias y quien dijo jamás en abril podría decir quizás en junio.

      Manuel Saavedra calcula que el nivel de indecisos ronda en este momento el 25 por ciento. Y calcula que mucha gente puede estar dejándose tentar por aquella especie que circula en la red: votar blanco o viciado.


      Nada sería peor para el Perú que un triunfo precario de cualquiera de los dos. Una votación esmirriada y un congreso hecho añicos anunciarían una gobernabilidad más que difícil.

      La polarización a lo Francisco Franco es lo que persigue la derecha. Ni Humala ni sus aliados deberían caer en este juego. Apenas acepten esos términos los diarios que bancan a K. Fujimori dirán: ¿No ven? ¡Allí están los que quieren borrarnos del mapa!


      El Perú se la juega en junio. Pero ya es hora de decir qué está en juego. Están en juego la posibilidad de un reformismo amansado y maduro que está dispuesto a Firmar un compromiso por la democracia, por un lado, y la posibilidad de arriesgarnos a votar por quienes son los orgullosos herederos de la podre, por el otro. No tengo ninguna duda de que, salvo que K. Fujimori haga un deslinde absolutamente claro, el fujimorismo de hoy es el de ayer con mejores relacionistas públicos.

      Mucha gente se pregunta con absoluta razón: si Humala se ha desplazado al centro- izquierda, ¿Qué hacen algunos personales venerables, encarnaciones de la izquierda previa a la caída del muro, acompañándolo, hablando en su nombre?

      No estaría de más que el candidato de Gana Perú pusiera las cosas en su sitio. Esos patriarcas son valiosos y se merecen todos los respetos, pero no son los que van a gobernar. Y no van a gobernar porque el mundo ha cambiado cualitativamente desde que la Unión Soviética se partiera en 17 avos y la China practicara el combo de capitalismo salvaje con partido comunista en el mando.


      La izquierda nueva respeta pero no ama la momia de Lenin. La izquierda nueva desprecia a Stalin. La izquierda nueva puede afirmar, sin vergüenza, que el maravilloso proyecto de socialismo liberatorio cubano ha terminado en una dictadura dinástica. A lo que no renuncia la izquierda moderna es a restablecer la justicia social y a luchar contra la pobreza no con caridad sino con empleos justos. Porque Humala debería tener cuidado cuando pone en retroceso a su 4x4. No vaya a ser que de tanto complacer a la derecha termine siendo otro prisionero, otro secuestrado, otro mentiroso, nuestro Obama. El punto exacto de las concesiones es el gran problema. Todo lo que desfigure la esencia de la propuesta debería ser descartado. Sí, porque en política, como en todo, hay cosas que no se negocian.

      OLLANTA ANUNCIA MEDIDAS

      PARA CUMPLIR CON EL PAÍS

      Por: Llamil Vásquez (Diario la Primera)

      Plantea reforma tributaria e impuesto a las sobreganancias mineras para mejorar la salud, Educación, sueldos y pensiones. Anuncia que eliminará el IGV de la facturación de los recibos de luz y agua.


      El candidato presidencial de Gana Perú, Ollanta Humala, presentó como propuesta fundamental de su plan de gobierno una reforma tributaria y un impuesto a las sobreganancias mineras para solucionar los problemas sociales más urgentes del país en los aspectos de salud, Educación, sueldos y pensiones.


      “Los que tienen mayores riquezas deben pagar más impuestos mediante una reforma tributaria que prevé la eliminación de los grandes privilegios tributarios que disfrutan las empresas petroleras y mineras, pese a las grandes utilidades que obtienen con las riquezas nacionales”, explicó.


      Ollanta Humala dijo que su plan de gobierno contempla reformar el sistema tributario nacional, de manera que las empresas que reciben grandes ganancias compartan con el país sus beneficios y se eliminen las exoneraciones injustificadas.


      “Solo así podremos contar con un Estado más fuerte, con una caja fiscal capaz de acometer las mejoras sociales más urgentes en
      salud, Educación, pensiones y remuneraciones”, indicó.


      Eliminación de IGV en agua y luz