Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

Empleo / Artículo / Premio PFC

Expandir mensajes
  • Gerardo Molpeceres
    Oferta de empleo. En la ONG HUAQUIPURA (Zaragoza) como auxiliar administrativo. Media Jornada 4 horas diarias. II Premio Proyectos Fin de Carrera en
    Mensaje 1 de 1 , 1 oct 2002
    Ver fuente
    • 0 archivo adjunto
      Oferta de empleo.
      En la ONG HUAQUIPURA (Zaragoza) como auxiliar administrativo. Media Jornada 4 horas diarias.
       
       
      II Premio Proyectos Fin de Carrera en Cooperacion al Desarrollo

      Os recordamos que esta abierta la convocatoria del 2 Premio PFC en Cooperacion al Desarrollo. Lo Convoca Ingeniería Sin Fronteras. Os adjuntamos la ficha de inscripcion, y pedimos que se haga llegar a los interesados.

      Para mas informacion consultar:

      http://www.ingenieriasinfronteras.org/actividades/actuaciones/cpfc02/


      Un capital dilapidado

      Jesús María Alemany, Director del Seminario de Investigación para la Paz de Zaragoza.

      Heraldo de Aragón, 18 de marzo de 2002.

      El 11 de septiembre pueblos y personas de todo el mundo confiamos a los ciudadanos de Estados Unidos un enorme capital moral, como pocas veces este país había recibido en su historia. Era el afecto, la simpatía, la solidaridad, ante una tragedia injusta y criminal. Hemos acompañado a este pueblo en un respetuoso y esperanzador silencio, confiando en que superaría el ensimismamiento inicial en busca de un nuevo proyecto de futuro, compartido con una humanidad hoy interdependiente. El calor humano proporcionaba a los americanos la oportunidad de ser más lúcidos en los análisis, decididos a no enfrentar los problemas del futuro con las soluciones de ayer. Como pedía Edward Said, Estados Unidos debía abrir un debate sobre el uso de su enorme poder. Por otra parte, el sufrimiento y la vulnerabilidad sentidos quizá por primera vez en carne propia permitían comprender y compartir la experiencia cotidiana de la mayor parte de la humanidad.

      Era lógica la exigencia de justicia para que los causantes de los crímenes fueran llevados ante los tribunales, así como que articularan medidas contra el terrorismo. Pero el tiempo estaba maduro para un nuevo proyecto global. La experiencia acumulada en el último decenio del siglo XX aconsejaba trabajar sobre un triángulo de tres vértices. Como talante, el multilateralismo y la cooperación. Como objetivo, superar los enormes desequilibrios mundiales que estaban en la raíz de la mayor parte de frustraciones y convulsiones violentas. Como estrategia, articular según recomendación de Naciones Unidas un nuevo concepto de seguridad humana, del que el factor militar constituía todavía una parte necesaria pero ciertamente no la más importante, con la voluntad política de que estuviera dotado de los medios económicos necesarios. Hasta ahora el mundo rico nunca ha estado dispuesto a gastar para la paz lo que sí gasta para la guerra.

      Hemos esperado con comprensión y paciencia, ante la magnitud de la herida recibida. Pero hoy ya es imposible callar. El programa Bush debe despertar todas las alarmas. Quizá la sociedad norteamericana, tan plural y activa en otros momentos críticos, es incapaz todavía de reaccionar, anestesiada por el dolor y manipulada en sus emociones nacionalistas por sus poderes en la sombra. Pero quienes se sientan amigos de los Estados Unidos deben decir la verdad. Comenzamos a tener la impresión de que el 11 de septiembre ya no es el punto de partida para el proyecto compartido de un mundo más humano, sino la ocasión legitimadora de opciones ya tomadas de antemano por los grupos más duros de los poderes reales. Su triángulo tiene tres vértices. El unilateralismo, que Alain Touraine define como la consideración del mundo sólo desde el punto de vista de los propios intereses. La invisibilidad de los grandes desequilibrios y complejos problemas mundiales, bajo una única guerra contra el terrorismo como la cruzada del Bien contra el Mal. Y para ello, la fuerza militar potenciada exponencialmente en gasto e innovación tecnológica, con las manos libres más allá de cualquier derecho internacional. No nos engañemos, militarismo en hora punta. No se confunda el militarismo con los militares. Los militares profesionales en una sociedad democrática y mientras sea necesario un componente militar de la seguridad, merecen nuestro respeto. El militarismo es una ideología civil (excepto en las dictaduras militares) que considera el factor militar como la punta de lanza de la política, de la economía y de las relaciones internacionales. Mayor Zaragoza apuntaba sagazmente que estamos en una economía y en una política de guerra, y eso quiere decir que no habrá economía ni política sin guerra.

      Predomina un irresponsable silencio ante este proyecto. Es espeso en la Unión Europea. Sus dirigentes sólo dejan caer que Europa tiene otra sensibilidad, que necesita más peso específico en el mundo. De acuerdo. Pero ese peso no puede buscarse alcanzando a los Estados Unidos en su insensato proceso de militarización, sino aportando algo cualitativamente diferente, más cercano a las inquietudes de la gran mayoría de la humanidad. No se irriten los gobiernos de la Unión Europea de que sus ciudadanos manifiesten una enorme preocupación, y malo sería que la presidencia de turno confiada al Gobierno español cerrara sus oídos. Abran las ventanas de sus cumbres. Hoy podemos equivocarnos en nuestras palabras, pero lo único irresponsable es el silencio.

      Lástima que todavía sean actuales una palabras de Ignacio Ellacuría, fuertes, "políticamente incorrectas", meses antes de su asesinato: "Desde mi punto de vista –y esto puede ser algo profético y paradójico a la vez- Estados Unidos está mucho peor que América Latina. Porque Estados Unidos tiene una solución, pero en mi opinión, es una mala solución, tanto para ellos como para el mundo en general. En cambio en América Latina, no hay soluciones, sólo problemas; pero por más doloroso que sea, es mejor tener problemas que tener una mala solución para el futuro de la historia".


    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.