Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

Decepción Internacional

Expandir mensajes
  • Arnaldo Cintron
    Como muchos de mis amigos salseros, me di cita el sábado 21 de agosto al concierto Tierras Hermanas en el coliseo Roberto Clemente en Hato Rey.Se podía
    Mensaje 1 de 1 , 24 ago 2004
    Ver fuente
    • 0 archivo adjunto
      Como muchos de mis amigos salseros, me di cita el sábado 21 de
      agosto al concierto "Tierras Hermanas" en el coliseo Roberto
      Clemente en Hato Rey.Se podía notar en la gente la emoción previa a
      un concierto que prometia ser uno de los eventos más significativos
      da salsa de este año. Después de una larga espera, y la apertura a
      cargo de un grupode novatos en la salsa, NG2, la gente se notaba
      anciosa por ver a Blades, en una de sus últimas presentaciones,
      soniando junto al Caballero de la Salsa que a la vez es la imagen
      internacional representativa de Puerto Rico en la onda "mainstream"
      del género.

      Fue imponente por demás su apertura. Los veteranos salseros cantaron
      una rendición a duo de "Patria" de la autoría del panameño Blades.
      Este número brindo al público un sentimiento de orgullo patrio, ya
      alborotado por la reciente victoria en el baloncesto del quinteto
      boricua frente a la selección yanqui. Santarrosa, para complentar el
      éxtasis colectivo de los cientos de fanáticos que se dieron cita,
      cantó uno de sus clásicos:"Amor mío no te vayas". Los fanáticos
      cantaron a coro emocionados por el preludio del concierto, esto sin
      sospechar que se enfrentarían a una de las más grandes decepciones
      de prensentaciones en vivo.

      Fue la orquesta de Santarrosa la que estuvo a cargo del afinque por
      la noche, una agrupación donde sus músicos no acostumbran a
      presentar sus capacidades músicales, pues el centro atención es la
      comercializada figura de Gilbertito. Es claro que los instrumentos,
      toman un segundo plano a la hora de presentarse el Caballero; esto
      pues no benfició a Blades cuya música se distingue por la armonía
      que persiste entre su peculiar voz, su profunda y original letra y
      la música que lo acompaña. La orquesta de Santarrosa no se merece ni
      tan siquiera una mención honorífica, pues no pudieron acompañar a un
      salsero de la estatura de Blades.

      Gilberto, por otro lado, optó por un repertorio que favorecía a la
      fanaticada que le gusta Gilbertito pos su desmesurada
      comercialización; desde que dejó de ser Gilberto Santarrosa y su
      Orquesta y se convirtió en otra cara linda más. Un desperdicio de
      talento: ¿no?. Faltaron los clásicos que tanto nos gusta escuchar,
      mientras que Blades se le olvidó la única canción que tenía que
      cantar de Santarrosa. Blades, por su parte, le hizo caso omiso a
      clásicos como: "Camaleón", "Ligia Elena" , "Sin tu
      cariño", "Buscando América", "Maestra vida", entre otros que no
      sonaron esa noche.

      Entre los innumerables desaciertos y casos de miopía artística en la
      noche, ninguno se distinguió tanto como el de "El potencial duelo de
      soneos" ¿Confundidos? Explico: En el público se encontraban Víctor
      Manuelle "El sonero de la juventud" y Domingo Quiñones "El rey del
      soneo". Estos dos subieron a la tarima a cantarle a un cumpleañero
      caballero de la salsa. Triste realidad cuando no se produjo la
      batalla de soneos que tantos ansiaban ver por sus gritos. Cual 24 de
      agosto del año pasado cuando en el Anfiteatro Tito Puente se
      presentaron en una misma tarima Batacumbele y la llamada Orquesta
      del Sonido Bestial (esto pues integraban en ella Polito Huertas,
      Manolito González y Manuel "Mañengue" Hidalgo miembros originales de
      la orquesta de Richie Ray para su grabación del Sonido Bestial). El
      público pedía ver la batalla de bongó entre uno de los campaneros de
      mejor calidad Manolito González y el llamado por el maestro Eddie
      Palmieri "el mejor bongó del mundo" Anthny Carrillo. No bastó esta
      decepción, pues se produja otra cuando los fanáticos no pudieron
      observar a dos de los más fieros timberos de nuestra época, no sólo
      eso padre e hijo Manuel y Giovanni Hidalgo, Mañengue y Mañenguito
      respectivamente. Situaciones como estas te hacen preguntarte: ¿Dónde
      diablos esta la visión artística?
      Entre algunos momentos de mediana calidad, se distinguió un homenaje
      sorpresa a Cheo Feliciano donde se presentaron imágenes de sus
      tiempo con la Fania y tomó tarima para cantar su clásico
      bolero "Amada mía". Esto y nada más. Antes de que culminara el
      concierto ya se había dispersado la multitud.

      Este concierto demuestra la falta de visión que existe entre los
      productores de eventos que miden los eventos de forma cuantitativa y
      no cualitativa. Perdiste mi respeto Gilbertito, boycott al próximo.
    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.