Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

SOBRE EL FRAUDE ELECTORAL EN VENEZUELA

Expandir mensajes
  • Antonio José D'Alessandro Martínez
    *SOBRE EL FRAUDE ELECTORAL EN VENEZUELA. * *ELECCIONES PARA LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE 2017. * 04-08-2017 *E*l 30 de julio de 2017 será recordado
    Mensaje 1 de 1 , 21 oct

      SOBRE EL FRAUDE ELECTORAL EN VENEZUELA.

      ELECCIONES PARA LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE 2017.  

      04-08-2017

      El 30 de julio de 2017 será recordado como una las fechas más nefastas de la historia venezolana. En esta fecha se consumó finalmente un proceso para elegir diputados a una Asamblea Nacional Constituyente, convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE), proceso fraudulento desde su convocatoria, su ocurrencia y la publicación de resultados.

      La instalación de esta ANC fraudulenta incrementa el acecho de las fuerzas que pretenden destruir a la nación y que en ocasiones anteriores de la historia patria fueron derrotadas o mantenidas a raya por la sociedad venezolana. Hoy esas fuerzas, con la complicidad de algunas instituciones fundamentales del Estado, amenazan con su destrucción tal como lo conocemos desde 1830. La génesis y desarrollo de esas fuerzas destructivas ya ha sido abordado por mí en otros artículos (Las olas del maremágnum, edición previa, 2017).

      En Venezuela se han cometido grandes fraudes que en general involucran irregularidades graves previas a los comicios, durante su ocurrencia y posteriormente a ellos, cuando se publican los resultados. Uno de los fraudes que puede ser catalogado como asociado a procesos ocurridos antes del propio evento electoral que aconteció el 01 de Octubre de 1846 cuando resultó electo el general José Tadeo Monagas.  El historiador Rafael Arráiz Lucca (Venezuela: 1830 hasta nuestros días, Alfa, 2007) afirma al respecto que:

      “A [Antonio Leocadio] Guzmán se le neutralizó mediante una inhabilitación política, fundamentada en procedimientos judiciales, y luego se le propuso una entrevista de avenimiento con el general Páez, que no tuvo lugar, mientras la persecución del gobierno de Soublette contra los periodistas y los partidarios liberales en armas arreció, al punto que las cárceles se llenaron de presos políticos, con lo que el clima de la vida pública se enrareció sensiblemente. Hay que señalar, además, que buena parte del alzamiento de los liberales se debieron a los hostigamientos de que eran víctimas en sus campañas electorales. Esto recrudeció a partir de que los conservadores advertían el crecimiento de los liberales, después de años de prédica en su contra y de críticas al personalismo de Páez.”

      En septiembre de 1897 en elecciones directas y secretas convocadas para elegir al Presidente de la República ocurrió un nuevo fraude, cinco candidatos entre ellos el general José Manuel Hernández (“el mocho”) y el general Ignacio Andrade, el favorito del general Joaquín Crespo se disputaban la Presidencia. El mismo Rafael Arráiz Lucca (Venezuela: 1830 hasta nuestros días, Alfa, 2007) afirma:

      “El general Hernández venía recogiendo mucho apoyo popular, con propuestas novedosas para el país, y despertando fervor en el pueblo, de modo que lucía como favorito, circunstancia que el gobierno conocía. Quizás por ello el día de las elecciones se cometió un fraude: fuerzas leales al gobierno ocuparon los centros de votación desde la noche anterior, provistas de armas blancas y palos, en actitud amenazadora. La consecuencia inmediata fue la no concurrencia de los votantes distintos a la candidatura de Andrade.”

      El 30-11-1952 ocurre otro gran fraude en unas elecciones universales, directas y supuestamente secretas, lo cual no fue así por cuanto los empleados públicos fueron presionados y tenían que entregar las tarjetas no usadas en la emisión del voto a funcionarios del gobierno. Se convocaron para elegir Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y las elecciones ocurrieron luego del asesinato en 1950 del Tte. Coronel Carlos Delgado Chalbaud y la instauración de una Junta de Gobierno presidida por un civil, el Dr. Germán Suárez Flamerich y dos militares.

      La ANC a elegirse tenía por función designar posiblemente un nuevo presidente provisional y elaborar una nueva Constitución Nacional para sustituir a la de 1947 (elaborada durante la Junta de Gobierno presidida por el Sr. Rómulo Betancourt) y  convocar elecciones presidenciales, parlamentarias y municipales. El Consejo Supremo Electoral (CSE) publica los primeros resultados en donde resultaba ampliamente favorecido el partido Unión Republicana Democrática (URD, partido entre cuyos principales dirigentes estaban Jóvito Villalba e Ignacio Arcaya), con una votación muy superior al Frente Electoral Independiente (FEI, partido de la Dictadura) y al Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI). El partido Acción Democrática (AD) en condición de ilegal había convocado a la abstención, aun cuando sus seguidores evidentemente no siguieron ese llamado, votando por URD y COPEI.  El Partido Comunista de Venezuela también en situación de ilegalidad mandó a votar por URD quien había sido su aliado en el sostenimiento del gobierno del general Isaías  Medina Angarita. Luego, de la publicación de los resultados iniciales, un nuevo CSE (previamente habían renunciado 12 de los 15 miembros del originario CSE, incluido su Presidente Vicente Grisanti) publica resultados definitivos fraudulentos en donde adjudica la victoria al FEI (788.086 votos frente a 638.336 votos para URD y 300.309 votos para COPEI; al parecer los resultados verdaderos fueron URD: 1.198.000, FEI: 403.000, COPEI: 306.000 según datos publicados por Armando Veloz Mancera en el libro Manual Electoral: elecciones en cifras, 1963) lo cual le da “piso legal” a un nuevo golpe ocurrido el 02 de Diciembre de 1952 cuando se entroniza Pérez Jiménez como Presidente Provisional. En 1953, la ANC fraudulenta designa a Pérez Jiménez como Presidente Constitucional.

      El 15-12-1957 ocurrió otro gran fraude, la ANC electa fraudulentamente en 1952 no pudo eliminar del texto de la CN-1953 la convocatoria a una elección presidencial para 1957. En noviembre de ese año el gobierno sustituyó, violando la CN, la elección presidencial por un plebiscito (SI o NO a que continuara Pérez Jiménez en el poder). Los empleados públicos debían entregar a los jefes de su dependencia la tarjeta del NO como una constatación de que habían votado por el SI para la continuación de Pérez Jiménez en el poder. Al respecto, el historiador Diego Bautista Urbaneja (La política venezolana desde 1899 hasta 1958, UCAB, 2012) refiere que:

      “Pérez Jiménez obtuvo una mayoría aplastante: 2.374.790 votos contra 384. 182. Obviamente, los resultados eran espúreos, pues no se trataba de unas elecciones hechas con unas mínimas garantías de imparcialidad y libertad, sino bajo control total del gobierno.”

      Impulsadas por esta farsa inconstitucional, ya los estallidos de descontento no pararían. Pronto se añadirían estallidos militares.”

      El mismo Urbaneja afirma (Historia Portátil, Fundación Bancaribe, 2016):

      “Pero esos resultados no importaban. La Constitución había sido violada flagrantemente. Con gran celeridad, bajo el paraguas de la escandalosa violación constitucional, se conectaron todos esos elementos de descontento que venían incubándose contra el gobierno. Y así, el primero de enero de 1958, los aviones Canberra de las bases aéreas de Maracay atronaban los cielos caraqueños, marcando el inicio de los veintitrés vertiginosos días que llevaron a la caída del general Pérez Jiménez, el 23 de enero de 1958.”

      Mucho se ha publicado sobre fraude en las elecciones venezolanas desde 1958-1998. Las críticas más relevantes: acta mata voto, votación de fallecidos, falsificación de los votos totales, votación asistida, uso de recursos de las instituciones públicas en beneficio del candidato del gobierno de turno, desigualdad de oportunidades en los medios audiovisuales públicos y privados, y de financiamiento de la campaña electoral. En muchos sectores de la población venezolana aún persiste la sensación de que hubo fraude en las elecciones presidenciales del año 1993 donde resultó vencedor Rafael Caldera frente a Claudio Fermín, Andrés Velásquez y Oswaldo Álvarez Paz. También en las elecciones para la Alcaldía del Municipio Libertador (Claudio Fermín vs Aristóbulo Istúriz) en los comicios regionales de diciembre de 1992

      Existen muchas publicaciones que refieren fraude a diversos niveles en las elecciones venezolanas desde 1999-2015, ellas pueden consultarse en las siguientes páginas de internet:

      http://www.urru.org/papers/200408_en_adelante_Fraude.htm

      http://www.urru.org/papers/RRfraude/StatisticalApproachRR_MFC.pdf

      http://projecteuclid.org/DPubS?service=UI&version=1.0&verb=Display&page=toc&handle=euclid.ss/1330437927

       

      Las diversas denuncias en el período mencionado incluyen el uso fraudulento de la máquina de votación y del capta huellas (durante y al final de la votación), registro electoral manipulado,  votos asignados a abstencionistas y fallecidos, múltiple votación de un mismo elector, firmas planas en los cuadernos de votación, existencia de varios centros de totalización, transmisión fraudulenta de la data a dichos centros, manipulación de la data parcial y total transmitida electrónicamente, inconsistencia de los datos del acta elaborada a partir de los cuadernos de votación con la data emitida por la máquina de votación y con el conteo de papeletas, expulsión bajo amenaza de testigos de la oposición en las mesas de votación, soborno, extorsión y uso indebido del voto asistido.  Al parecer  existe una diferencia  “anormal” determinante en la distribución de votantes (aparejo de votantes) en mesas de pequeño número de votantes cuando se comparan con las de mayor número. Los autores distinguen entre aparejo de votantes y aparejo de votos (votación de relleno o robo de votos).

      Testing for voter rigging in small polling stations”, (Raúl Jiménez, Manuel Hidalgo y Peter Klimek, 2017) http://advances.sciencemag.org/content/3/6/e1602363/tab-pdf.

      Recientemente, el 02-08-2017 en Londres, el conocido ejecutivo Antonio Mugica de la empresa Smartmatic (fundada por ingenieros venezolanos y que tiene contratos en más de 30 países) proveedor tecnológico y operadora de las máquinas de votación electorales que se usan en Venezuela desde el referendo revocatorio a Hugo Chávez en el año 2004 (recordemos que estas máquinas sustituyeron desde 1998 a las suministradas por la empresa Indra) declaró que la totalización del número de votantes registradas en las máquinas de votación usadas en las elecciones ANC-2017 es por lo menos 1 millón de votantes inferior a la cifra revelada (aproximadamente 8.089.000 votantes) en cadena nacional por Tibisay Lucena, Rectora-Presidente del CNE. Las estimaciones basadas en datos de diversas fuentes (exit polls y agencia de noticias Reuters) estiman que la cantidad de votantes estuvo entre 2,5 y 3, 8 millones.

      Adicionalmente, Humberto García Larralde (Balance post 30 de julio, noticias-universitarias@yahoogroups.com, 03-08-2017), ha observado:

      “6)      Incontables evidencias grabadas en videos y en reportajes de todo tipo muestran la soledad y escasa afluencia a los centros de votación durante todo el domingo 30;”

      “Se le atribuye a la presión militar la aceptación del triunfo abrumador de la oposición el 6D del 2015, a pesar de la voluntad de Diosdado Cabello y otros. Un analista avezado señalaba que una cosa es intentar movilizar a militares que están recluidos en sus cuarteles para forzar una decisión, otra cosa es tener ya en la calle con el Plan República a decenas de miles quienes, además, contribuyeron con el triunfo opositor y que no pueden ser ignorados tranquilamente. El domingo 30-07 estaban, nuevamente, decenas de miles de soldados en centros de votación, testigos del escaso número de votantes y, por ende, del fraude avalado por su jefe, Padrino López. Nada bueno para su liderazgo.”

      Esto aunado a las manifestaciones de los gobiernos de cerca 40 países hasta ahora (28 de los cuales europeos) la Organización de Estados Americanos y diversos parlamentos del mundo,  desconociendo a la ANC por ser inconstitucional configuran un escenario nacional e internacional que desequilibra sustancialmente a la dictadura y no se hubiera presentado si las oposiciones venezolanas, entre ellas la MUD, hubiera decidido participar en una ANC fraudulenta (bien sea porque se consideró que debió convocase a un referendo previo y/o se convocó con bases violatorias de la CN). Muy probablemente esta “osadía” de la gerencia ejecutiva de Smartmatic tenga que ver con la reciente inclusión de Maduro en una lista del Departamento del Tesoro de Estados Unidos de América (el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dixit) por considerar que “Las elecciones ilegítimas de ayer confirman que Maduro es un dictador que ignora la voluntad del pueblo venezolano”, “todos los activos del presidente venezolano que están sujetos a la jurisdicción de Estados Unidos serán congelados” y la prohibición del gobierno de este país a sus ciudadanos de realizar negocios con el mandatario.

      http://cnnespanol.cnn.com/2017/07/31/departamento-del-tesoro-de-ee-uu-impone-sanciones-a-nicolas-maduro/

      Es curioso que al descontar el millón de votantes que afirma Smartmatic están en exceso se obtenga una cifra ligeramente superior a la obtenida por la oposición en la consulta del 16 de julio sin considerar los votos opositores del exterior (del orden de 600 mil). Pienso que la gerencia de Smartmatic sabe que la inconsistencia del número de votantes es de mayor proporción pero no desea complicarle más la situación a sus generosos contratantes desde hace 13 años quienes al parecer les adeudan 100 millones de dólares.

      La caída progresiva de la votación del PSUV-Polo Patriótico desde las elecciones presidenciales del 2012 hasta las parlamentarias de 2015, una situación económica de mayor deterioro en julio 2017, la agudización de la disidencia dentro del chavismo incluida la posición de la Fiscal General de la República Luisa Ortega Díaz denunciando las violaciones a la CN y la convocatoria fraudulenta a la ANC, indica que el número de votantes fue muy inferior a la cifra anunciada por Tibisay Lucena.

      Los presuntos delitos cometidos en los comicios para elegir la fraudulenta ANC-2017 está asociados con la violación de los Artículos 53 (Requisitos para la postulación por iniciativa propia), 54 (Verificación de firmas) y 55 (Requisitos y condiciones para postularse) de la Ley Orgánica de Procesos Electorales,  con la ausencia de auditorías, y con lo ocurrido el mismo día de la votación: centros de votación de contingencia o nucleados (Poliedro de Caracas y en Maracaibo), votación permitida en cualquier centro de parroquias pertenecientes al mismo municipio, ausencia de cuadernos de votación, no utilización de tinta indeleble,  no exigencia de la cédula de identidad para sufragar y requerimiento del carnet de la patria, no hubo testigos de los candidatos ni observadores internacionales imparciales, no hay publicación de la data de las resultados de las elecciones por estados, por municipios, por parroquias ni por mesas, adjudicación y sustracción fraudulenta de votos a los diferentes candidatos que concurrieron.

      El Rector del CNE, Luis Emilio Rondón ha expresado en cuenta de twitter (@RondonCNE):

      “1. Tal como denuncié ayer las dudas sobre este proceso, que no contó con los controles requeridos para una elección, tienen asidero.”  02-08-2017.

      3. Reitero el llamado que hice ayer de que sean publicadas a la brevedad las actas de escrutinio de cada mesa utilizada el domingo.” 02-08-2017.

      Por supuesto también ocurrió el tradicional chantaje a los empleados públicos y a toda la población con amenazas desde la pérdida del empleo, no entrega de las bolsas CLAP, suspensión de misiones y pensiones IVSS o su no otorgación. Las intimidaciones  también han sido usadas contra los participantes en las diversas actividades programadas por la oposición venezolana.  Las represalias de la dictadura se están ejecutando en estos momentos tal como se denuncia en 

      https://mail.google.com/mail/u/0/?tab=wm#inbox/15da7f616e1eaa81.

      El delito cometido por Tibisay Lucena con el silencio cómplice de las Rectoras psuvistas (Oblitas, Hernández y D´Amelio) está tipificado en diversos instrumentos jurídicos vigentes y la nulidad de la elección por los vicios mencionados está considerada en el Art. 215 de la Ley Orgánica de Procesos Electorales. 

      La Fiscalía General de la República ha abierto una averiguación sobre el delito presuntamente cometido y ha introducido una demanda de nulidad ante un Tribunal de Control solicitando la anulación de la ANC electa y la suspensión del acto de instalación. Sorprendería que los tribunales estatales que dictaminaron solícitamente la suspensión del Revocatorio y la Sala Electoral del TSJ que diligentemente suspendió la incorporación de los diputados de Estado Amazonas por rumores de fraude (aun no comprobados ni emitida ninguna sentencia) guarden silencio en este caso.

      Se requiere, en forma perentoria, la destitución de las rectoras del CNE que han cometido el delito señalado y la designación de nuevos rectores por la Asamblea Nacional tal como está contemplado en  la CN y la Ley Orgánica del Poder Electoral. 

    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.