Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

PROGRAMA DE EMERGENCIA NACIONAL

Expandir mensajes
  • Iván Eduardo Briceño Ceballos
    VANGUARDIA POPULAR PROGRAMA DE EMERGENCIA NACIONAL PARA SUPERAR LA CRISIS En Vanguardia Popular estamos convencidos de que es posible y necesario superar esta
    Mensaje 1 de 1 , 7 dic 04:40



      VANGUARDIA POPULAR

       

       

      PROGRAMA DE EMERGENCIA NACIONAL PARA SUPERAR LA CRISIS

      En Vanguardia Popular estamos convencidos de que es posible y necesario superar esta crisis sin más diferimientos o dilaciones. Para ello, existen caminos distintos a las tradicionales medidas neoliberales en torno a las cuales parecen coincidir el gobierno y algunos sectores de la oposición. La crisis no puede ser encarada con políticas que descarguen el peso de la misma sobre los hombros de los trabajadores y el pueblo; con medidas cuyos proponentes incluso, reconocen sus efectos recesivos e inflacionarios. Nos referimos, obviamente, a la eliminación del control cambiario o el control de precios, al aumento de la gasolina, al incremento de las tarifas de los servicios públicos y de la presión tributaria sobre productores y consumidores. En su lugar, nuestra propuesta de CAMBIO DE RUMBO supone una rectificación a fondo de las políticas que nos han llevado al punto dramático en que nos encontramos hoy; lo cual pasa por formular un PROGRAMA PARA LA EMERGENCIA,  planteado desde la perspectiva de los intereses nacionales y populares, y llevado a cabo por unGOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL que, entre otras medidas, contemple las siguientes:

      1.       Un programa de reestructuración de la deuda externa, que este año supone pagos por el orden de los $11.000 millones. Este programa tendría como propósito auditar dicha deuda, diferir pagos y discutir nuevas condiciones y plazos para los mismos La más evidente medida de este programa es la reducción drástica del gasto militar que actualmente consume un promedio anual de $6.000 millones. De seguidas debe estar la reducción drástica de las subvenciones, trueques y regalos de la producción petrolera y cobro de la deuda petrolera que con la república tienen diversos países por vía de la ALBA, Petrocaribe, Petroamérica y demás mecanismos de compra de apoyo internacional desarrollados en los últimos 16 años.

      2.      Una reforma tributaria integral, orientada a reactivar el aparato productivo nacional y a proteger y abaratar el consumo. Esta reforma debe ponerle freno a la ganancia excesiva, pechar el consumo suntuario y la fortuna súbita, favorecer y facilitar la inversión productiva, estimular el mercado interno, propender a la recuperación del poder adquisitivo de los sueldos y salarios y proteger sectores vitales de la economía. Como parte de ella, proponemos reducir la alícuota del IVA al 2%, para usarlo solo como mecanismo de contrastación de información.

      3.      Aumento general de sueldos y salarios, a partir del rescate de las contrataciones colectivas y del diálogo social, en función de mejorar el poder adquisitivo de los trabajadores, igualmente concretar el bono medicinal para los pensionados y un plan de promoción del empleo, de inversión productiva nacional, coadyuvado con un programa para la seguridad jurídica y personal, para evitar la fuga de capitales y talento humano del país.

      4.      Preservación, fortalecimiento y reingeniería de la política y programas sociales con miras a la protección de los sectores empobrecidos y los grupos vulnerables. Esta medida debe encaminarse a mejorar su cobertura y eficiencia, orientando su impacto sobre la población en términos de inclusión social y combate a la pobreza, con base en criterios de sostenibilidad, sustentabilidad, participación y democratización.

      5.      Reinstitucionalización de todos los poderes de Estado, hoy secuestrados por el poder ejecutivo. Unas nuevas autoridades al frente del Tribunal Supremo de Justicia, del Consejo Nacional Electoral, de la Contraloría General de la República, de la Fiscalía General, de la Defensoría del Pueblo y del Banco Central de Venezuela son posibles y necesarias para poder superar esta crisis general. Ellas deben ser electas en estricto apego a lo señalado en la Constitución de 1999 y deben ser garantes del cumplimiento de nuestro orden constitucional y legal.

      6.      Desarrollar un plan nacional de infraestructura que favorezca la reactivación económica, construya y recupere importantes obras de servicio y genere empleo en forma rápida. Decretar la emergencia en los servicios públicos esenciales y fundamentales (agua, electricidad, aseo urbano, gas doméstico, vialidad urbana y rural, transporte público, etc.) con miras  a elevar la calidad y cobertura de los mismos, a la vez de que se conviertan en coadyuvantes a la generación de empleo y demanda interna y a la promoción de la reactivación plena del aparato productivo nacional.

      7.      Desarrollar un plan nacional de compras del Estado, tendente al mismo propósito de reactivación del aparato productivo nacional y a la reducción significativa de las importaciones.

      8.     Reformulación integral de toda la política petrolera del país, con énfasis en la revisión, a la luz de la Constitución y leyes de la República, de los contratos suscritos con las transnacionales del sector, así como de la política industrial y comercial de PDVSA. Dicha reformulación debe orientarse a recuperar la capacidad financiera y productiva de la industria, a defender los precios e incrementar su producción; a eliminar los regalos y trueques en la comercialización del petróleo y sus derivados, sin desmedro de la tradicional política de solidaridad y precios preferenciales para los países más empobrecidos de la región. Solo en este contexto se debe considerar la revisión del precio de la gasolina.

      9.      Intervención de la Corporación Venezolana de Guayana a fin de desarrollar todas las medidas necesarias para acometer la pronta reactivación de sus empresas. Tal medida debe ser encarada por una Junta Interventora multidisciplinaria, altamente calificada desde los puntos de vista profesional, técnico y gerencial, pero también incuestionable desde el punto de vista moral, en su compromiso patriótico y su sensibilidad social.

      10.  Designación de una Comisión Especial para la revisión de la situación de las empresas del Estado, con exclusión de PDVSA, la CVG y demás empresas básicas o estratégicas. Todas las demás, incluidas las empresas de la mal llamada economía social, deben ser auditadas a fin de verificar su estado financiero y gerencial, su productividad y eficiencia, con miras a su transferencia, bien a sus trabajadores o al sector privado, según cada caso.

      11.   Conformar una Comisión Especial contra la corrupción y la impunidad, cuyo propósito es investigar los graves delitos de corrupción cometidos durante este período, así como adelantar las medidas conducentes a la recuperación de los dineros sustraídos.

      12.  Un nuevo país agrícola es posible. Se trata de romper la dependencia agroalimentaria y lograr el desarrollo rural sostenible; ello implica un plan para darle uso a los 30.000.000 de hectáreas con potencial agrícola vegetal, agrícola animal y forestal. Hoy solo se usa el 25 % de esa superficie. Este modelo implica la promoción de los pequeños productores; garantías plenas de servicios, de salud, educación, espacios para la cultura y el deporte, seguridad personal, condiciones de trabajo dignas para el trabajador agrícola, buen estado de la vialidad agrícola; garantizar los insumos necesarios, incorporar nuevas tecnologías; reposición del parque de tractores. Garantizar apoyo financiero blando. La estrategia para satisfacer la demanda interna de alimentos y conquistar mercados externos, debe incluir incrementar la productividad y la eficiencia agrícola y pecuaria por unidad de superficie; mejorar significativamente el uso del recurso tierra y agua. El nuevo concepto de agricultura que se propone se basa en la innovación, destinada a producir más alimentos de mejor calidad nutricional y sanitaria, empleando la menor cantidad de recursos, generando la menor cantidad de residuos y contaminantes; disminuir la desigualdad en el acceso a los alimentos. Por último, incorporación, de toda la frontera agrícola disponible pero garantizando un bajo costo ambiental.

      13.  Decretar la emergencia nacional en el área de la educación, la ciencia y la tecnología. Esta emergencia deberá atender tanto las limitaciones y problemas de infraestructura que ellas presentan, como los problemas salariales y laborales que viven actualmente los trabajadores de estas áreas. Impulsar una reforma educativa integral que permita establecer metas educativas nacionales así como la formulación de programas que estimulen la creatividad son necesidades del día.

      14.  Decretar la emergencia sanitaria nacional. Se debe atender de inmediato los problemas de las endemias y epidemias que hoy asolan al pueblo venezolano, a la vez que se atacan de raíz la grave crisis hospitalaria, de medicamentos, insumos y personal que hoy nos afectan. En materia de prestación del servicio de salud se debe cumplir con una premisa básica: Tu estado de salud no debe depender de tu estado de cuenta.

      15.   Adelantar una gran campaña por la vida, fruto de un acuerdo nacional que comprometa a todos los sectores del país, orientada a revalorizar de forma integral el sentido de la vida, a sembrar nuevos valores asociados a la convivencia social y la solidaridad, al fomento del trabajo y el estudio, la honradez y la honestidad. Este esfuerzo tendría que ser complementado con un conjunto de medidas orientadas la combatir la impunidad y el crimen organizado, a reestructurar los cuerpos policiales y el poder judicial, a desarmar a la población civil y a reestructurar y humanizar el sistema carcelario venezolano.

      16.  Reducción sustancial del sistema nacional de medios públicos, fuente de despilfarro de los dineros de la nación, de negociados y corrupción, de financiamiento del PSUV y de campañas sistemáticas de ideologización y falseamiento de la realidad. En su lugar, volver al viejo esquema de una o dos emisoras radiales del Estado, que no del gobierno; de una o dos plantas televisivas del Estado, que no del gobierno, preservando las prerrogativas que la ley contempla para la publicidad oficial y para la comunicación con el país, así como también a los que genuinamente constituyen medios populares y alternativos.

      17.   Preservación y fortalecimiento de todos los mecanismos de participación de las organizaciones sociales y políticas del llamado Poder Popular, bajo criterios de autonomía efectiva respecto del Estado y los partidos políticos, de integración plural resultante de su amplitud y su naturaleza, de democratización real de su vida interna y de perfeccionamiento de los sistemas de contraloría social y legal, a los fines del desarrollo efectivo de sus proyectos y programas y de la administración transparente, eficaz y eficiente de sus recursos.

      18.  Solo en el marco de un programa como este, de similares propósitos y alcances, deberá incluirse la revisión de la política monetaria y cambiaria del país, la cual, sin lugar a dudas, debe ser corregida y colocada en sintonía con el espíritu y propósitos de esta propuesta.

       

      ¡¡¡VENEZUELA RECLAMA UN CAMBIO DE RUMBO!!!

      2a. Conferencia Nacional de Vanguardia Popular (VP)

      Caracas, 4 y 5 de julio 2015

       

       



    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.