Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

¡Hasta cuándo!

Expandir mensajes
  • Secundino Camacaro
    ¡Hasta cuándo! Maduro: ¡renuncia ya! @pabloaure Hemos defendido hasta el cansancio la tesis de la resistencia; que la tenemos que hacer con inteligencia y
    Mensaje 1 de 8 , 8 feb 2016
      ¡Hasta cuándo!
      Maduro: ¡renuncia ya!
      @pabloaure


      Hemos defendido hasta el cansancio la tesis de la resistencia; que la tenemos que hacer con inteligencia y propósitos definidos. No se trata de resistir sin accionar, o sin planificar. También hemos considerado que la Asamblea Nacional como órgano político, hasta ahora está haciendo lo correcto: desmantelando en la medida de su alcance las vagabunderías del régimen.

      Ha transcurrido un mes de la instalación de la AN y nadie puede dudar de que su balance haya sido positivo, al menos, en cuanto a las ofertas electorales que se hicieron.

      El asunto se complica cuando miramos hacia el futuro y sentimos el vaporón que nos alcanza. Cuando analizamos las propuestas que desde el Parlamento toman fuerza para desmontar el latrocinio socialista. Visualizamos un largo camino. Enmienda constitucional para recortar el período, Asamblea Nacional Constituyente o referéndum revocatorio, aunque esta última no involucraría decisiones legislativas, porque se activaría con la recolección de firmas para su convocatoria. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero en el impulso de cualquiera de estas formas convencionales, democráticas y constitucionales de sustituir a Maduro pasaremos el resto de su mandato presidencial. Recordemos que en todas necesitaremos la participación del Consejo Nacional Electoral, sin contar con el filtro que representa el Tribunal Supremo de Justicia, en caso de que a alguien se le ocurra intentar algún recurso en contra de esas pretensiones de la oposición.

      Insisto, la AN hace lo que constitucionalmente le corresponde, y lo está haciendo bien. Pero hay inquietud y desespero en el ciudadano que se muere en los hospitales por falta de medicamentos, o sufre porque no tiene cómo comprar alimentos, sea porque el dinero no le alcanza o, no los encuentra.

      Hora de protestar

      Probablemente algunos líderes de partidos políticos pegarán un salto con lo que les voy a decir, pero tengo que expresarlo: hay que retomar la calle para exigir la renuncia de Maduro.

      Sé que muchos hacen cálculos sobre futuros escenarios electorales para conquistar o mantener parcelitas de poder mientras el grueso de la población pasa hambre y no ve futuro por culpa de la corrupción y la ineptitud.

      Señores, no hablo de guarimbas, o de acciones vandálicas, sino de protestas en las calles (como en otros países) con una clara exigencia ¡Maduro Renuncia Ya! También debemos estar claros de que con solo cambiar a Maduro no lograremos nada, si continuamos con este nefasto modelo. El compromiso del próximo Presidente debe ser magnánimo y sujetarse al programa de gobierno que se diseñe en su campaña electoral; desde constituir un gobierno de amplitud que involucre a ciertos sectores afectos al oficialismo dispuestos a cumplir la receta democrática y de superación, hasta la posibilidad de que ese nuevo presidente convoque a un proceso constituyente.

      Presión popular

      El sector democrático tiene mayoría en la institución donde reside la verdadera soberanía popular, me refiero a la AN. Pero el régimen bajo el disfraz democrático busca controlarlo con un TSJ integrado por magistrados chimbos nombrados para que se comporten como esbirros o verdugos, que fusilen las decisiones legislativas.

      No me vengan con el cuento de que las marchas son peligrosas y por eso debemos evitarlas. Quizás sean peligrosas porque nos gobierna gente sin escrúpulos, que han armado a los colectivos y malandros para que se erijan como sus defensores a la hora de una confrontación. Pero de vez en cuando los riesgos hay que asumirlos cuando se trata de defender ideales libertarios.

      Se acerca el momento de volver a las calles, y que se entienda bien: si los líderes, esos líderes, que hoy calculan ponerle las manos a los cascarones vacíos que constituyen las gobernaciones o las alcaldías, no se involucran, que lo sepan: el pueblo desesperado por el hambre, la miseria y la corrupción de todas maneras saldrá. Créanlo, tengan la seguridad de que dentro de la institución militar sí existen hombres y mujeres dispuestos a evitar que la sangre llegue al río. No asaltarán el poder sino que harán que se respete el clamor popular.
    • Ivan Olaizola
      Le oí decir a alguien en una cola de supermercado que a lo mejor sería buena idea llenar de pintas el país con RM To:
      Mensaje 2 de 8 , 8 feb 2016
        Le oí decir a alguien en una cola de supermercado que a lo mejor sería buena idea llenar de pintas el país con  RM


        To: noticias-universitarias@yahoogroups.com
        From: noticias-universitarias@yahoogroups.com
        Date: Mon, 8 Feb 2016 15:50:17 +0000
        Subject: [Noticias Universitarias] ¡Hasta cuándo!

         

        ¡Hasta cuándo!
        Maduro: ¡renuncia ya!
        @pabloaure

        Hemos defendido hasta el cansancio la tesis de la resistencia; que la tenemos que hacer con inteligencia y propósitos definidos. No se trata de resistir sin accionar, o sin planificar. También hemos considerado que la Asamblea Nacional como órgano político, hasta ahora está haciendo lo correcto: desmantelando en la medida de su alcance las vagabunderías del régimen.

        Ha transcurrido un mes de la instalación de la AN y nadie puede dudar de que su balance haya sido positivo, al menos, en cuanto a las ofertas electorales que se hicieron.

        El asunto se complica cuando miramos hacia el futuro y sentimos el vaporón que nos alcanza. Cuando analizamos las propuestas que desde el Parlamento toman fuerza para desmontar el latrocinio socialista. Visualizamos un largo camino. Enmienda constitucional para recortar el período, Asamblea Nacional Constituyente o referéndum revocatorio, aunque esta última no involucraría decisiones legislativas, porque se activaría con la recolección de firmas para su convocatoria. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero en el impulso de cualquiera de estas formas convencionales, democráticas y constitucionales de sustituir a Maduro pasaremos el resto de su mandato presidencial. Recordemos que en todas necesitaremos la participación del Consejo Nacional Electoral, sin contar con el filtro que representa el Tribunal Supremo de Justicia, en caso de que a alguien se le ocurra intentar algún recurso en contra de esas pretensiones de la oposición.

        Insisto, la AN hace lo que constitucionalmente le corresponde, y lo está haciendo bien. Pero hay inquietud y desespero en el ciudadano que se muere en los hospitales por falta de medicamentos, o sufre porque no tiene cómo comprar alimentos, sea porque el dinero no le alcanza o, no los encuentra.

        Hora de protestar

        Probablemente algunos líderes de partidos políticos pegarán un salto con lo que les voy a decir, pero tengo que expresarlo: hay que retomar la calle para exigir la renuncia de Maduro.

        Sé que muchos hacen cálculos sobre futuros escenarios electorales para conquistar o mantener parcelitas de poder mientras el grueso de la población pasa hambre y no ve futuro por culpa de la corrupción y la ineptitud.

        Señores, no hablo de guarimbas, o de acciones vandálicas, sino de protestas en las calles (como en otros países) con una clara exigencia ¡Maduro Renuncia Ya! También debemos estar claros de que con solo cambiar a Maduro no lograremos nada, si continuamos con este nefasto modelo. El compromiso del próximo Presidente debe ser magnánimo y sujetarse al programa de gobierno que se diseñe en su campaña electoral; desde constituir un gobierno de amplitud que involucre a ciertos sectores afectos al oficialismo dispuestos a cumplir la receta democrática y de superación, hasta la posibilidad de que ese nuevo presidente convoque a un proceso constituyente.

        Presión popular

        El sector democrático tiene mayoría en la institución donde reside la verdadera soberanía popular, me refiero a la AN. Pero el régimen bajo el disfraz democrático busca controlarlo con un TSJ integrado por magistrados chimbos nombrados para que se comporten como esbirros o verdugos, que fusilen las decisiones legislativas.

        No me vengan con el cuento de que las marchas son peligrosas y por eso debemos evitarlas. Quizás sean peligrosas porque nos gobierna gente sin escrúpulos, que han armado a los colectivos y malandros para que se erijan como sus defensores a la hora de una confrontación. Pero de vez en cuando los riesgos hay que asumirlos cuando se trata de defender ideales libertarios.

        Se acerca el momento de volver a las calles, y que se entienda bien: si los líderes, esos líderes, que hoy calculan ponerle las manos a los cascarones vacíos que constituyen las gobernaciones o las alcaldías, no se involucran, que lo sepan: el pueblo desesperado por el hambre, la miseria y la corrupción de todas maneras saldrá. Créanlo, tengan la seguridad de que dentro de la institución militar sí existen hombres y mujeres dispuestos a evitar que la sangre llegue al río. No asaltarán el poder sino que harán que se respete el clamor popular.

      • maria luisa larralde martin
        Prof Camargo comparto su opinión . CAIIE CALLE CALLE ________________________________ De: noticias-universitarias@yahoogroups.com
        Mensaje 3 de 8 , 23 feb 2016

          Prof  Camargo comparto su opinión . CAIIE   CALLE   CALLE




          De: noticias-universitarias@yahoogroups.com <noticias-universitarias@yahoogroups.com> en nombre de Secundino Camacaro secundinocamacaro@... [noticias-universitarias] <noticias-universitarias@yahoogroups.com>
          Enviado: lunes, 08 de febrero de 2016 11:20 a.m.
          Para: noticias-universitarias@yahoogroups.com
          Asunto: [Noticias Universitarias] ¡Hasta cuándo!
           
           


          ¡Hasta cuándo!
          Maduro: ¡renuncia ya!
          @pabloaure

          Hemos defendido hasta el cansancio la tesis de la resistencia; que la tenemos que hacer con inteligencia y propósitos definidos. No se trata de resistir sin accionar, o sin planificar. También hemos considerado que la Asamblea Nacional como órgano político, hasta ahora está haciendo lo correcto: desmantelando en la medida de su alcance las vagabunderías del régimen.

          Ha transcurrido un mes de la instalación de la AN y nadie puede dudar de que su balance haya sido positivo, al menos, en cuanto a las ofertas electorales que se hicieron.

          El asunto se complica cuando miramos hacia el futuro y sentimos el vaporón que nos alcanza. Cuando analizamos las propuestas que desde el Parlamento toman fuerza para desmontar el latrocinio socialista. Visualizamos un largo camino. Enmienda constitucional para recortar el período, Asamblea Nacional Constituyente o referéndum revocatorio, aunque esta última no involucraría decisiones legislativas, porque se activaría con la recolección de firmas para su convocatoria. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero en el impulso de cualquiera de estas formas convencionales, democráticas y constitucionales de sustituir a Maduro pasaremos el resto de su mandato presidencial. Recordemos que en todas necesitaremos la participación del Consejo Nacional Electoral, sin contar con el filtro que representa el Tribunal Supremo de Justicia, en caso de que a alguien se le ocurra intentar algún recurso en contra de esas pretensiones de la oposición.

          Insisto, la AN hace lo que constitucionalmente le corresponde, y lo está haciendo bien. Pero hay inquietud y desespero en el ciudadano que se muere en los hospitales por falta de medicamentos, o sufre porque no tiene cómo comprar alimentos, sea porque el dinero no le alcanza o, no los encuentra.

          Hora de protestar

          Probablemente algunos líderes de partidos políticos pegarán un salto con lo que les voy a decir, pero tengo que expresarlo: hay que retomar la calle para exigir la renuncia de Maduro.

          Sé que muchos hacen cálculos sobre futuros escenarios electorales para conquistar o mantener parcelitas de poder mientras el grueso de la población pasa hambre y no ve futuro por culpa de la corrupción y la ineptitud.

          Señores, no hablo de guarimbas, o de acciones vandálicas, sino de protestas en las calles (como en otros países) con una clara exigencia ¡Maduro Renuncia Ya! También debemos estar claros de que con solo cambiar a Maduro no lograremos nada, si continuamos con este nefasto modelo. El compromiso del próximo Presidente debe ser magnánimo y sujetarse al programa de gobierno que se diseñe en su campaña electoral; desde constituir un gobierno de amplitud que involucre a ciertos sectores afectos al oficialismo dispuestos a cumplir la receta democrática y de superación, hasta la posibilidad de que ese nuevo presidente convoque a un proceso constituyente.

          Presión popular

          El sector democrático tiene mayoría en la institución donde reside la verdadera soberanía popular, me refiero a la AN. Pero el régimen bajo el disfraz democrático busca controlarlo con un TSJ integrado por magistrados chimbos nombrados para que se comporten como esbirros o verdugos, que fusilen las decisiones legislativas.

          No me vengan con el cuento de que las marchas son peligrosas y por eso debemos evitarlas. Quizás sean peligrosas porque nos gobierna gente sin escrúpulos, que han armado a los colectivos y malandros para que se erijan como sus defensores a la hora de una confrontación. Pero de vez en cuando los riesgos hay que asumirlos cuando se trata de defender ideales libertarios.

          Se acerca el momento de volver a las calles, y que se entienda bien: si los líderes, esos líderes, que hoy calculan ponerle las manos a los cascarones vacíos que constituyen las gobernaciones o las alcaldías, no se involucran, que lo sepan: el pueblo desesperado por el hambre, la miseria y la corrupción de todas maneras saldrá. Créanlo, tengan la seguridad de que dentro de la institución militar sí existen hombres y mujeres dispuestos a evitar que la sangre llegue al río. No asaltarán el poder sino que harán que se respete el clamor popular.

        • Ivan Olaizola
          Este 20 de febrero se cumplieron 37 a±os de haber sido decretada la UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLIT╔CNICA ANTONIO JOS╔ DE SUCRE, UNEXPO. Como su
          Mensaje 4 de 8 , 23 feb 2016
            Este 20 de febrero se cumplieron 37 años de haber sido decretada la UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA ANTONIO JOSÉ DE SUCRE, UNEXPO. Como su rector fundador quero aprovechar esta oportunidad para hacerle llegar a sus autoridades, a su personal docente y estudiantes y al personal administrativo y obrero de Barquisimeto, Carora, Caracas, Guarenas y Puerto Ordaz, mis más sinceras felicitaciones por la labor que han desempeñado en estos años en la formación del personal de alta calificación en las áreas de ingeniería, que a pesar de todas las vicisitudes económicas y de los intentos políticos del actual gobierno para quitarle sus autonomía, se han podido reponer y superar valientemente esos escollos. Saludos y que sigan los éxitos.       




                 
            Responder mediante la Web Responder a remitente Responder a grupo Crear un tema nuevo Mensajes con este tema (3)
            Este servicio informativo es gratuito.
            El grupo integra comunidades universitarias bien informadas.
            En el foro hay libertad de información y expresión.
            Es un grupo no partidista que defiende la autonomia universitaria a como de lugar. 
            Los mensajes de este grupo pueden ser moderados.

            .

          • Magali Rodríguez
            Pues estoy totalmente de acuerdo con tooodo lo que aquí se señala...el análisis del factor tiempo del profesor Aure no tiene desperdicio. Quiero copiar algo
            Mensaje 5 de 8 , 23 feb 2016
              Pues estoy totalmente de acuerdo con tooodo lo que aquí se señala...el análisis del factor tiempo del profesor Aure no tiene desperdicio. Quiero copiar algo que acabo de escribirle al profesor Alzuru y que me parece importante porque señala la desesperación del pueblo que ya perdió el miedo exactamente por lo señalado en el artículo. Me perdonan que me cite a mí misma pero es que va en el orden de las ideas de lo que aquí hablamos y por eso lo resalto.

              Cito:
              (...)"Quiero relatarles ahora una anécdota que oí esta mañana en el programa de Cesar Miguel Rondón el cual escucho religiosamente para mantenerme informada. Va sólo como un aliño picantico a este fructifero intercambio y no tiene ningún ánimo de alargar un punto suficientemente claro para los que aquí han intervenido, que han sido muchos, especialmente mujeres que me han escrito directamente. Resulta que el cantante Alejandro Sanz  estaba dando un concierto multitudinario en México. De repente paró de cantar, silenció a la orquesta y señalando hacia un hombre que estaba con su pareja dentro del público le instó a que abandonase el teatro pues se había dado cuenta de que la estaba maltratando y eso él no lo aceptaba. Comentaron en el programa que parece que se está dando un punto de inflexión sobre el hecho de de la toma de consciencia de las "celebridades del entretenimiento" en el sentido de que no pueden permanecer aislados de temas fundamentales para su público y que deben tomar partido. Igual hizo Nacho en un concierto en el cual pidió que el público coreara un estribillo que decía: Maduro renuncia (esto le costó que le retiraran su pasaporte) y Ricardo Montaner en el festival de Viña del Mar en Chile adonde llegó con una franela que igual decía Maduro renuncia". (Fin de la cita).

              Después que escribí esto me quede pensando que estos hechos son muy importantes. Yo vi de casualidad lo del concierto de Nacho porque cambiaba los canales de la TV y casi no lo podía creer...ni siquiera sé si fue aquí en Venezuela. El "cantaba" ¡MADURO! y hacía que el público "cantase" ¡RENUNCIA!. Eso lo repitió varias veces. Sé porque lo he oído antes que tiene una actitud bien critica y combativa. Ya afirmó en una entrevista"que no se puede ir aislado por la calle del medio mientras el País se cae a pedazos....que hay que definir nuestra posición". Entonces, mi calificativo de importante o fundamental tiene que ver con algo que seguro todos sabemos. Se trata de que estos personajes o profesionales del entretenimiento tienen muchisímo más público, modelan comportamientos de manera muy eficiente y arrastran a más personas que cualquier líder político. Pienso, profesor Aure, que en el ámbito sociopolítico los elementos se van dinamizando, moviendo, cambiando y reacomodando su propia estructura para producir una nueva que emerge de la anterior y que seguramente será, en este caso, la solicitud (de una u otra manera), de la renuncia de Maduro.
              Sólo deseo que no sea una salida militar que aplaste lo que ya ha germinado en el sentir del pueblo.

              Saludos, MR.

              El 23 de febrero de 2016, 12:15, maria luisa larralde martin ml_larralde@... [noticias-universitarias] <noticias-universitarias@yahoogroups.com> escribió:
               

              Prof  Camargo comparto su opinión . CAIIE   CALLE   CALLE




              De: noticias-universitarias@yahoogroups.com <noticias-universitarias@yahoogroups.com> en nombre de Secundino Camacaro secundinocamacaro@... [noticias-universitarias] <noticias-universitarias@yahoogroups.com>
              Enviado: lunes, 08 de febrero de 2016 11:20 a.m.
              Para: noticias-universitarias@yahoogroups.com
              Asunto: [Noticias Universitarias] ¡Hasta cuándo!
               
               


              ¡Hasta cuándo!
              Maduro: ¡renuncia ya!
              @pabloaure

              Hemos defendido hasta el cansancio la tesis de la resistencia; que la tenemos que hacer con inteligencia y propósitos definidos. No se trata de resistir sin accionar, o sin planificar. También hemos considerado que la Asamblea Nacional como órgano político, hasta ahora está haciendo lo correcto: desmantelando en la medida de su alcance las vagabunderías del régimen.

              Ha transcurrido un mes de la instalación de la AN y nadie puede dudar de que su balance haya sido positivo, al menos, en cuanto a las ofertas electorales que se hicieron.

              El asunto se complica cuando miramos hacia el futuro y sentimos el vaporón que nos alcanza. Cuando analizamos las propuestas que desde el Parlamento toman fuerza para desmontar el latrocinio socialista. Visualizamos un largo camino. Enmienda constitucional para recortar el período, Asamblea Nacional Constituyente o referéndum revocatorio, aunque esta última no involucraría decisiones legislativas, porque se activaría con la recolección de firmas para su convocatoria. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero en el impulso de cualquiera de estas formas convencionales, democráticas y constitucionales de sustituir a Maduro pasaremos el resto de su mandato presidencial. Recordemos que en todas necesitaremos la participación del Consejo Nacional Electoral, sin contar con el filtro que representa el Tribunal Supremo de Justicia, en caso de que a alguien se le ocurra intentar algún recurso en contra de esas pretensiones de la oposición.

              Insisto, la AN hace lo que constitucionalmente le corresponde, y lo está haciendo bien. Pero hay inquietud y desespero en el ciudadano que se muere en los hospitales por falta de medicamentos, o sufre porque no tiene cómo comprar alimentos, sea porque el dinero no le alcanza o, no los encuentra.

              Hora de protestar

              Probablemente algunos líderes de partidos políticos pegarán un salto con lo que les voy a decir, pero tengo que expresarlo: hay que retomar la calle para exigir la renuncia de Maduro.

              Sé que muchos hacen cálculos sobre futuros escenarios electorales para conquistar o mantener parcelitas de poder mientras el grueso de la población pasa hambre y no ve futuro por culpa de la corrupción y la ineptitud.

              Señores, no hablo de guarimbas, o de acciones vandálicas, sino de protestas en las calles (como en otros países) con una clara exigencia ¡Maduro Renuncia Ya! También debemos estar claros de que con solo cambiar a Maduro no lograremos nada, si continuamos con este nefasto modelo. El compromiso del próximo Presidente debe ser magnánimo y sujetarse al programa de gobierno que se diseñe en su campaña electoral; desde constituir un gobierno de amplitud que involucre a ciertos sectores afectos al oficialismo dispuestos a cumplir la receta democrática y de superación, hasta la posibilidad de que ese nuevo presidente convoque a un proceso constituyente.

              Presión popular

              El sector democrático tiene mayoría en la institución donde reside la verdadera soberanía popular, me refiero a la AN. Pero el régimen bajo el disfraz democrático busca controlarlo con un TSJ integrado por magistrados chimbos nombrados para que se comporten como esbirros o verdugos, que fusilen las decisiones legislativas.

              No me vengan con el cuento de que las marchas son peligrosas y por eso debemos evitarlas. Quizás sean peligrosas porque nos gobierna gente sin escrúpulos, que han armado a los colectivos y malandros para que se erijan como sus defensores a la hora de una confrontación. Pero de vez en cuando los riesgos hay que asumirlos cuando se trata de defender ideales libertarios.

              Se acerca el momento de volver a las calles, y que se entienda bien: si los líderes, esos líderes, que hoy calculan ponerle las manos a los cascarones vacíos que constituyen las gobernaciones o las alcaldías, no se involucran, que lo sepan: el pueblo desesperado por el hambre, la miseria y la corrupción de todas maneras saldrá. Créanlo, tengan la seguridad de que dentro de la institución militar sí existen hombres y mujeres dispuestos a evitar que la sangre llegue al río. No asaltarán el poder sino que harán que se respete el clamor popular.


            • Secundino Camacaro
              ¡Hasta cuándo! Todo a pulmón.- @pabloaure En estos tiempos de incertidumbre vale la pena escuchar la canción compuesta por el músico argentino Alejandro
              Mensaje 6 de 8 , 20 feb
                ¡Hasta cuándo!
                Todo a pulmón.-
                @pabloaure
                En estos tiempos de incertidumbre vale la pena escuchar la canción compuesta por el músico argentino Alejandro Lerner “Que difícil se me hace, mantenerme en este viaje sin saber a dónde voy en realidad. Si es de ida o de vuelta…que difícil se me hace…defender mi ideología buena o mala pero mía… ”
                Aferrados a la esperanza
                Nada se resolverá de la noche de la mañana, porque el daño ha sido demasiado grande; sin embargo, debemos seguir remando pero sin esperar cambios inmediatos. Ojalá podamos entenderlo: mientras no cambiemos nuestra manera de actuar, seguiremos cavando nuestra propia tumba. Quiero generalizar para no apartarme de la idea y me sigan leyendo los actores mediáticamente visibles.
                Amigos, en Venezuela debemos comenzar de cero. Cuando digo cero es literal, tenemos que reconstruir una sociedad que no tenemos. No se trata de una lucha intestina de oficialismo contra la oposición o viceversa. No tenemos un país o, mejor dicho, esto no es un Estado que de acuerdo a los principios de Derecho público aprendidos en la Universidad es la Nación jurídicamente organizada. El Estado lo conforman tres elementos: población, territorio y poder político. El problema se nos presenta en el último de los elementos: el poder político. Ninguna sociedad puede existir sin un respeto a las normas de convivencia, las cuales deben estar claramente predeterminadas y aceptadas por la población. Pudiéramos decir que el poder político define las reglas del juego, y aquí en Venezuela están escritas pero no se cumplen. En efecto el orden jurídico está escrito en la Constitución, allí están los límites del ejercicio del Poder público. Cuando se rompe el esquema constitucional se resquebraja la institucionalidad y, en consecuencia, la sociedad. Desaparecen los mecanismos del control social convencional, pero al mismo tiempo emergen otros. Así es como en los últimos años hemos visto el aumento de crímenes por encargo y los linchamientos en plenas vías públicas, porque la población reacciona ante la indiferencia e ineficacia del poder político. Como hay impunidad la gente busca maneras primitivas de ajusticiamientos. Muy mala señal. Hemos regresado a épocas de los bárbaros. Donde el más fuerte domina al más débil. Acá en Venezuela la fortaleza está en manos de grupos violentos irregulares llámense colectivos, pranes o bandas delictivas organizadas o no; pero, también lo detentan quienes se amparan en una falsa institucionalidad y aplican la fuerza para aferrarse a un poder político espurio que no cumple los postulados constitucionales. “Que difícil se me hace”
                Mientras no entendamos esto, seguiremos de fracaso en fracaso y jamás sabremos si vamos de ida o de vuelta.
                La barbarie electoral.-
                No queremos entender la realidad. Por un largo tiempo será imposible lograr cambios por la vía electoral, mosca, no porque esté promoviendo un golpe de estado, sino porque carecemos de una sociedad.
                No podemos hacerle el juego a los bárbaros. En este punto no me refiero solo al oficialismo sino también a la oposición. En ambos sectores hay civilidad y barbarie. Tanto en el oficialismo como en la oposición hay quienes respetan las reglas y hay quienes no. El poder político que debiera existir como elemento constitutivo del Estado está en manos de los bárbaros, lamentablemente no lo hemos querido entender. Los bárbaros no respetan las reglas, solo otro “bárbaro” puede enfrentarse electoralmente a ellos.
                Salidas concomitantes.-
                No podemos hablar exclusivamente de una sola salida -a propósito de los tres años de aquella célebre frase que mantiene tras las rejas a Leopoldo López y privado de su libertad en su casa a Antonio Ledezma y otros tenemos expedientes penales abiertos- Si bien es cierto la protesta por excelencia es una manera de oponerse a los bárbaros, no es menos cierto, que no es suficiente para lograr cambiar el sistema. Por tal razón hay que acompañarla con la educación para lograr la formación de ciudadanos que en definitiva serán los que en su conjunto reestablecerán la sociedad.
                Los bárbaros de lado y lado quieren que nos mantengamos igual. Ese juego no es de los ciudadanos. Vaya que es complejo el asunto. Protestar y educar. No hay otra. De no hacerlo así permaneceremos sumergidos en la maligna práctica del “quítate tú para ponerme yo” O peor aún: a sabiendas de que no los podrán quitar, aparentar que si lo lograrán.
                Nota final.-
                Hay quienes pretenden llamarse opositores pero son exactamente igual que los oficialistas. Bárbaros quizá no en todo el sentido de la palabra, pero sí en la manera corrompida de ejercer el poder. Tenemos alcaldes y gobernadores que dicen ser de oposición y a quienes no se les puede criticar porque mediáticamente te etiquetan como un “cooperante”. Vaya manera de tratar de silenciar al ciudadano. Por ejemplo, hay alcaldes que se rasgan las vestiduras por la “oposición” –esa, la que juega en el mismo equipo de los bárbaros- que a cuenta de gobernantes “opositores” pueden hacer lo mismo que criticamos los ciudadanos. Un alcalde que propone a la Cámara municipal y concejales que se prestan al juego de la corruptela para cambiar la zonificación de una urbanización debemos situarlo del lado oficialista o al menos, del mismo lado a lo que tenemos que combatir.
                No es Maduro solamente o Chávez en su momento los que nos impiden avanzar, sino la mente de esa cuerda de tramposos que utilizan la política para llenar sus alforjas con el erario público o para satisfacer un ego personal.
                Pablo Aure
              • Secundino Camacaro
                ¡Hasta cuándo! Esquizofrenia opositora @pabloaure Indagar sobre la situación venezolana es una tarea sumamente compleja que más que de la participación de
                Mensaje 7 de 8 , 20 mar
                  ¡Hasta cuándo!
                  Esquizofrenia opositora
                  @pabloaure
                  Indagar sobre la situación venezolana es una tarea sumamente compleja que más que de la participación de politólogos o de sesudos analistas, requerimos de la intervención inmediata de psiquiatras, que interpreten tanto a actores políticos como al común de los ciudadanos.
                  Los más notables voceros de la Oposición, concentrados en esa rara especie “unitaria” plasmada en la MUD, no dudo que aparentan sufrir el trastorno de la esquizofrenia, pues perciben la realidad de una manera confusa. Hablan de dictadura pero al mismo tiempo se lanzan a una batalla de validación de sus organizaciones políticas, con el entendido de que serán capaces de desplazar a la dictadura con sus tarjetas electorales recién invalidadas y ahora vueltas a validar ¿No les parece cosa de locos? Prefiero pensar que están desequilibrados, para no tildarlos de socios de la tiranía ¿A quién se le puede ocurrir que un tirano te ilegitime (inconstitucionalmente) para después darte chance de volverte a legitimar bajo las condiciones que él imponga, -y lo aceptes mansamente-? Pero si eso de por si es una candidez, mayor sería la “ingenuidad” si tienes la esperanza de que luego te reconocería como ganador en unas eventuales elecciones, que de acuerdo con los tiempos aproximados por los procesos de invalidación, validación e impugnación, seguramente no serán este año.
                  Mientras el régimen persigue a los panaderos, ofrece los “claps”, denuncia golpes de estado y se montan operativos para sacar el carné de la patria, el mayor grueso de los ciudadanos se mantiene distraído en colas para satisfacer sus necesidades básicas y muy atentos para evitar ser víctimas de un atraco. Mientras eso ocurre -y todos lo percibimos-, dirigentes opositores desesperadamente envían mensajes a tutilimundi para que se inscriban en sus partidos y poder presentarse como opción frente a la dictadura, claro está, mediante un proceso electoral. ¡Díganme si no es de locos esto!
                  Indudablemente no son los marines de USA ni la Carta Democrática Interamericana sino psiquiatras los que necesitamos para tratar la esquizofrenia colectiva. No solo por el alocado discurso opositor sino también de algunos oficialistas, porque hasta insisten en afirman que alguien vive cuando años atrás lo lloraban y sus presuntos restos fueron expuestos en capilla ardiente y supuestamente “sembrados” en el Cuartel de la Montaña. Les vuelvo a preguntar: ¿es o no de locos esto que vivimos?

                  Aterricemos en la cordura.-
                  Los que dirigen la nación cuando dicen que harán lo que sea para mantenerse en el poder, créanme que no están locos, así como tampoco lo están algunos vivarachos que desde la oposición “validan” sus partidos para hacerles comparsa. Los del régimen indudablemente no tienen escrúpulos pero eso no significa que estén turulos. Esto es muy importante dejarlo claro a la hora de enfrentarlos a la justicia, no vayan a venir con el cuento y argumentar que no estaban en sus cabales cuando robaban y ordenaban encarcelar o asesinar. Loco estaríamos todos, si pensáramos que de estos patoteros saldremos vía electoral, ¡yo te aviso chirulí!
                  El año pasado el régimen celebraba y reía carcajadas cuando a Capriles (secundado por algunos “genios” de la MUD) se le ocurrió la “brillante” idea de promover el referéndum revocatorio, y de manera absurda millones se embarcaron en esa pésima idea. Caímos en el chantaje para evitar ser catalogados como divisionistas. Ahora, Maduro sigue supremamente emocionado con ese temita de la validación de sus “enemigos”. O sea pareciera escucharlo en tono de chiste exclamar: “señores de la MUD si quieren venir por mi, no tienen otro remedio que validarse” ¿qué carrizo hace falta para que todos en el país se den cuenta de que tanto el régimen como los que le hacen el juego se burlan de los ciudadanos.

                  Mi propuesta.-
                  Observar a Venezuela en dos toletes, uno; claramente conformado por el régimen y sus aliados -entiéndase los que le hacen el juego-, y el otro, los que lo enfrentamos. Con la siguiente observación: no faltarán aquellos que tilden de anti políticos a los que desvelen la sociedad que existe entre el régimen y los enchufados disfrazados de opositores que apuestan a la eternidad del socialismo del Siglo XXI.
                  Una vez tengamos claros esos dos sectores, hacer la tarea que todavía no hemos hecho por más que la hayamos anunciado. Me refiero a la organización. Nunca arrojará buenos resultados aquella organización donde existan elementos perturbadores que no tienen los mismos intereses u objetivos, que no es ninguno distinto al de salir de esta pesadilla. En consecuencia, cuando ambos segmentos estén claramente identificados, comenzar a hacer peso para debilitar a lo único que le teme el régimen que es su gobernabilidad. En efecto, Maduro puede tener cero de popularidad pero si por nuestras acciones equivocadas le permitimos que siga mofándose de los ciudadanos puede permanecer a perpetuidad en Miraflores, y el tiempo lo pasaremos recogiendo firmas para luego validarlas. Seguiremos escuchando discursos repetidos de aquellos “paladines opositores” (firmen y ahora validen para liberar a los presos políticos), otros, confundidos por la locura de quienes dicen ser opositores esperarán el carné de la patria o una caja de clap, o el día del terminal de la cédula para ´poder comprar dos kilos de harina, dos botellitas de aceite, cuatro rollos de papel tualé o medio kilo de pasta.
                  Sabemos que la tarea es larga, pero así se incomoden quienes dicen estar de nuestro lado, a ellos, también tenemos que enfrentarlos porque son los pilares de la dictadura que desgraciadamente están camuflados de opositores. La protesta debe ser continua, inteligente y de manera coordinada para no darle oportunidad al régimen -a través de sus esbirros- de poder lesionar o apresar a quienes constitucionalmente lo hagan.
                  No podemos perder más tiempo y tenemos que comenzar a tender puentes, si es que acaso todavía no lo han comenzado. Puentes con civiles rojos o verdes militares. Muchos “oficialistas o institucionalistas” quieren salir de este berenjenal pero prefieren callar o defender lo indefendible antes que caer en manos habilidosas, ávidas de poder y que padecen de los mimos vicios de los que originaron esta tragedia.

                  Compromiso ciudadano.-
                  Que cada rancho, casa, barrio, edificio y vereda se convierta en una escuela de rescate de la identidad nacional cuyas herramientas sean la palabra y la escritura. Abracemos la causa Venezuela. Ábranle la puerta a la esperanza y a la conciliación. Todos son necesarios. Cuando digo todos, son todos los ciudadanos de buena voluntad. Aquí incluyo nuevamente a civiles y militares. Maduro y todo el régimen que lo sostiene están demasiado claros de que su permanencia dependerá de nuestra organización, y de aquella unión cívico-militar de la que tanto hablaba el finado Hugo Rafael. Que se entienda muy bien: no hablamos de promover un golpe de estado, sino de restablecer el hilo constitucional que desde hace rato lo rompió esa caterva de delincuentes que ha venido oprimiendo a los ciudadanos ansiosos de tener libertad de oportunidades y de ese modo poder alcanzar su prosperidad sin depender de las dádivas del régimen que los ha sumergido en el atraso y cada día los esclaviza más.
                  Pablo Aure
                • Secundino Camacaro
                  ¡Hasta cuándo! Sin falsos nacionalismos @pabloaure Olvídense del tema electoral. Venezuela no saldrá de la crisis por vías convencionales. Hablar de
                  Mensaje 8 de 8 , 26 nov
                    ¡Hasta cuándo!
                    Sin falsos nacionalismos
                    @pabloaure
                    Olvídense del tema electoral. Venezuela no saldrá de la crisis por vías convencionales. Hablar de elecciones, es la coartada perfecta del régimen para hacer creer que la oposición tendrá algún chance de llegar al poder votando.
                    No pretendo desanimar a nadie, lo que si deseo es ubicar a los ilusos. Esto es una tiranía que jamás aceptará entregar el poder por las buenas. Entiéndase bien: el poder no solo es Maduro, sino todo lo que él representa, eso abarca el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía General de la República y el Poder Legislativo que en el 2015 lo “ganó” la oposición mediante elecciones pero se lo dejó arrebatar “judicialmente”. Es un cuadro cerrado lo que existe entre los distintos poderes para que se cumplan las órdenes de la tiranía.
                    Sin presión no hay solución.-
                    La presión debe ser continua en lo interno y también desde lo externo. El malestar debe hacerse sentir en las calles mediante las protestas, siempre de manera pacificas pero organizadas. Por ejemplo, cuando se proteste en Táchira también debemos hacerlo en Carabobo y en otros estados. El éxito de las manifestaciones se materializa cuando se extienden en todo el territorio nacional. En Caracas es vital que se escuchen los gritos de la molestia ciudadana.
                    Nunca exponerse más de la cuenta, esto es, llegar hasta donde el sentido común lo permita. Susurrarle a los oídos al sector militar indistintamente al componente que pertenezcan. Explicarles muy bien que el Socialismo es miseria, hambre y corrupción, que además, acabará con ellos y con sus familiares.
                    Este socialismo del Siglo XXI, corroe a la sociedad hasta convertir a los ciudadanos en esclavos alimentados de las dádivas del régimen. Los enferma y los humilla. Ese es el destino que nos espera si seguimos tolerando a los bárbaros rojos.
                    Necesario que lo sepan: no estamos bien ni tampoco vamos por buen camino. Esto cada día se pone peor. Al que le guste esto que se quede callado y asuma su barranco; pero el que esté inconforme debe saber que con el silencio no habrá cambios. Pues entonces, no hay otro camino que la organización para desobedecer al opresor. No esperemos que otros lo hagan por nosotros. La tarea es de todos. Desde luego, la cosa no es así de simple. Abajo trataré de explicar lo que propongo.
                    ¿Unión multinacional?
                    Si me van a hablar de elecciones les advierto que conmigo no cuenten. Estoy en la onda de asumir el compromiso ciudadano de recorrer distintos sitios a los que nos invitan y a los que por iniciativa propia visitamos, explicando el por qué la salida no será electoral.
                    En efecto. Imposible desalojar del poder a “gobernantes” que no creen en los derechos humanos, esto pasa, por no respetar las normas elementales de los sistemas democráticos. Para ellos las mayorías no cuentan para nada si estas no los respaldan. A las mayorías se les silencia con la artillería de los cuarteles.
                    Lo preocupante es que en algunos “opositores” ha calado el discurso ese de que el voto es la única arma con la que cuentan. Tal aseveración sería cierta si estuviéramos en democracia, pero como no lo estamos, el voto no es un arma de los ciudadanos sino un salvoconducto del cual goza la tiranía para seguir cometiendo sus desmanes.
                    Entonces ustedes preguntarán ¿si no es mediante elecciones, díganos cuál es la manera? La solución tiene que venir desde afuera. Ya está bueno de caer en el chantaje de los falsos nacionalistas que pretenden hacernos creer que somos agentes súper poderosos capaces de imponer la decisión mayoritaria y sacar a la cuerda de malandros que están atornillados en el poder. A ellos los desalojaremos el día que se sientan amenazados por otra fuerza, igual o superior a la que poseen.
                    Nosotros tenemos la escritura y el gañote aderezados con pancartas y pitos que exhibimos en las protestas, que dicho sea de paso: a ellos eso les resbala. Tan es así, que cuando les da la gana nos encierran y/o nos disparan. Nos encarcelan o nos matan. Esa lucha es desigual.
                    Desde ya, tenemos que diseñar la hoja de ruta. Yo tengo una que he expuestos en varios foros y asambleas. No propongo a ningún líder para dirigir la salida sino las ideas que nos harían encontrar el camino de la prosperidad.
                    Por eso no me queda duda que, todo cambio en Venezuela, tal como están las condiciones actuales, pasa por la conformación de una unión multinacional que vigile y garantice la transición del narco Estado violento hacia una verdadera República. Este asunto es igualmente urgente para la región, pues la mayoría de las naciones vecinas tienen sus propios y agobiantes problemas de pobreza, desempleo, que se han agravado con el éxodo masivo de venezolanos que todos los días cruza las fronteras en autobuses marchándose a países tan cercanos como Colombia, y tan lejanos como la Patagonia chilena o argentina.
                    No más populismo.-
                    Lo primero que debemos tener claro es la erradicación del populismo en cualquier acción gubernamental. Que la gente trabaje y con el producto de su trabajo pueda adquirir los bienes para vivir y progresar. Quien más trabaje tiene derecho a ganar más. Basta del Estado benefactor. Hasta cuándo regalar bolsas de comida u ofrecer casas. Quien acepta un regalo del gobierno es presa fácil de la esclavitud.
                    Tenemos que garantizar la inversión privada, tanto nacional como extranjera. Hoy no está garantizada, ni por los tribunales ni mucho menos por los controles comunistas. En Venezuela la primera ley que se debe respetar es la “Ley de la Oferta y la demanda” ningún precio lo puede fijar el gobierno porque eso se traduce en escasez e inflación. Indispensable abrirle las puertas a los capitales. Nadie invierte en Venezuela porque no hay seguridad jurídica. Repito, no puede haber seguridad en un país cuyo sistema de gobierno no es democrático ni respeta las libertades económicas.
                    Socialismo es miseria
                    En Venezuela nada funciona porque el régimen así lo ha decidido. Son políticas deliberadas para lograr la indigencia colectiva. Tener a los habitantes pasando trabajo y viviendo en la miseria. ¿Cómo explicar el hecho de que han destruido todo? La industria petrolera, los acueductos, los sistemas eléctricos. Expropiaron y confiscaron empresas y haciendas que antes eran productivas para convertirlas en chatarras en ruinas y abandonadas. La devaluación del bolívar es astronómica. Urgente desmontar el control de cambio que se ha convertido en la principal fuente de corrupción de enchufados. La grosera diferencia que existe entre el dólar preferencial de Bs. 10 y el del mercado negro a Bs. 82000 es más que suficiente para darnos cuenta del interés de las mafias rojas rojitas en mantener ese control.
                    Sin ayuda internacional no hay salida
                    No tengo ninguna duda que la ruta de la prosperidad jamás podrá implementarse sin el apoyo internacional. En tal sentido, es menester tender los respetivos puentes internacionales y elaborar el manifiesto que contenga las bases para la liberación de Venezuela. Exigir la cooperación de fuerzas civiles y militares para ponerlas en práctica. Establecer un cronograma para ejecutar las acciones que conlleven a la recuperación nacional y para ello debe constituirse un gobierno de transición.
                    Ningún diálogo es productivo cuando las partes están en desigualdad. Hoy el régimen se nos presenta fuerte porque posee las armas, por eso, quienes nos oponemos a este modelo requerimos de una fuerza militar seria y no que no esté sumisa al tirano, que garantice el cumplimiento de lo que se acuerde en cualquier negociación.
                    Mientras no recuperemos las instituciones y la economía del país es necio hablar de elecciones. Si Maduro quiere puede seguir siendo el presidente, pero eso sí, debe cumplir lo que se establezca en las negociaciones, de lo contrario, las fuerzas armadas multinacionales se encargarían de hacerlas respetar.
                    Pablo Aure
                  El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.