Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

DOCUMENTOS EPISCOPALES SOBRE LUIS EDUARDO LOPEZ PADILLA

Expandir mensajes
  • henry gomezcasas
    Nota de RIES: Red Iberoamericana para el Estudio de las Sectas. Es necesario que todos los católicos acatemos las advertencias de nuestros obispos, sobre todo
    Mensaje 1 de 1 , 24 feb 2012
      Nota de RIES: Red Iberoamericana para el Estudio de las Sectas.
      Es necesario que todos los católicos acatemos las advertencias de nuestros obispos, sobre todo cuando se trata de personas que como LUIS EDUARDO LÓPEZ PADILLA estan en entredicho, como se prueba a continuación. hace unos años cuando se conmocieron estas notas firmadas por obispos la reacción de este mexicano fue violenta contra el papa y los Obispos de Puerto Rico y México, señalando que el desconoce la autoridada del Papa.
      Se recomienda no asistir a los eventos en los que el participe....quien asista esta en desobediencia al Papa y los obispos.
       
      Carta Publicada en la Sección 'Actualidades' del
      Semanario Arquidiocesano de Guadalajara
      13 de Julio de 2003
       
      A todos los miembros de la Iglesia Diocesana:
      • ... El mismo Concilio Vaticano II afirma lo siguiente: «Deben, pues, todos los obispos promover y defender la unidad de la fe y la disciplina común de toda la Iglesia» (Ibid., n. 23).
         
        Después de un largo proceso, de un estudio profundo de los hechos y de una madura reflexión, los Obispos de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña, fieles a la misión recibida del Señor Jesús, de cuidar a la grey confiada, han hecho la siguiente declaración
         
        1) Reiteramos nuestra negativa a considerar como manifestación sobrenatural las pretendidas «apariciones y mensajes de la Virgen del Pozo».
         
        2) Recordamos que la disolución de la «Asociación de la Virgen del Rosario del Pozo», está en plena vigencia, no importa los distintos nombres o incorporaciones con que de hecho se le está dando continuidad. El grupo o conjunto de personas que se hallan envueltas bajo las diversas denominaciones de la Virgen del Pozo, no deben esperar ninguna aprobación eclesial bajo los objetivos, contenidos doctrinales y medios con que está funcionando y presentándose actualmente.
         
        3) La así llamada misión y su contenido doctrinal, particularmente en su referencia a la «Nueva redención del mundo por medio de María», no corresponde a los parámetros del Evangelio y carece de fuerza y signo eclesial. Igualmente el llamarse «Nueva Estirpe elegida, etc.», al margen de los demás fieles bautizados, es pretensión condenable («Mensaje a los devotos de la Virgen del Rosario del Pozo», marzo 17 de 1997).
         
         
        Dado que la «Asociación de la Virgen del Rosario del Pozo», desde hace tiempo ha llegado a la Arquidiócesis de Guadalajara y se ha querido difundir sin la debida aprobación, el Emmo. Sr. Cardenal Dr. D. Juan Jesús Posadas Ocampo envió a todos una Circular con fecha del 15 de enero de 1992, en la que trataba ampliamente todo lo que se refiere a la misma Asociación y exhortaba a los fieles a que dejaran esta organización, ya que no estaba de acuerdo con las normas de la Iglesia, contenidas en el Derecho Canónico y con las disposiciones de los Obispos, pidiendo a los seguidores que encauzaran su piedad hacia una verdadera devoción mariana, como característica de la fidelidad a la Iglesia y del compromiso en el apostolado.
         
        Es de lamentar que en la actualidad se siga difundiendo indebidamente la devoción a las supuestas apariciones de la Virgen del Rosario del Pozo en varias diócesis de México y en especial en Guadalajara, por medio del Sr. Lic. D. Luis Eduardo López Padilla, que es uno de los entusiastas y propagadores de esta falsa devoción, a través de conferencias, venta de libros y cassettes. Esta propaganda la hace a veces de manera explícita y en otras ocasiones implícita.
         
        Tanto los miembros de esta Asociación como el Lic. Luis Eduardo López Padilla, afirman que ya han sido aprobadas por la Iglesia las mencionadas apariciones y su Asociación, lo cual da la impresión que se trata de una Iglesia paralela que no toma en cuenta las sabias orientaciones de la Jerarquía Católica, ya que esto es un signo de comunión en la unidad y en la caridad como Cristo mismo lo quiso, al darle a su Iglesia el don del Espíritu Santo.
         
        Las publicaciones de los miembros de dicha Asociación, interpretan la Sagrada Escritura según sus propios intereses y no siguen absolutamente el Magisterio de la Iglesia.«Los contenidos doctrinales proyectan un trasfondo del New Age y una devoción mariana, sin proporciones dentro de la Cristología y la Eclesiología. Para la propagación de la ‘devoción’ han usado intensa y efizcamente las pautas del mercadeo, con los medios de comunicación social hábilmente manejados» (Carta de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña a Mons. Sergio Obeso Rivera, Presidente de la Conferencia Episcopal Mexicana, Junio 30 de 1997).
         
        Pido a los Señores Párrocos y Capellanes que velen fielmente por conservar la pureza de la fe y las buenas costumbres, sobre todo en lo que respecta a la «Asociación de la Virgen del Rosario del Pozo», para que no se infiltre en sus respectivas comunidades, ya que no goza de ninguna aprobación de la Santa Sede ni de los Obispos, y se ofrezca a todos los fieles insertarse en la pastoral diocesana, en íntima unión con el Obispo y con el Pastor de la comunidad, para que así se exprese la unidad y fidelidad de la Iglesia de Jesucristo.
         
        Tengan también en cuenta los Rectores de los Templos, que al acercarse el Tercer Milenio se propicia de muchas formas un nuevo «Milenarismo» que pone en peligro la fe católica, por lo que es necesario afianzar los criterios del Evangelio para afrontar todas estas corrientes de mensajes fatalistas y destructores, que quieren mover a la conversión a través del temor y del miedo, en lugar de promover el amor que Cristo inculcó a sus discípulos.
         
        Espero que todos los miembros de nuestra Iglesia Diocesana fortalezcan y propaguen la verdadera devoción a la Santísima Virgen María por la que somos conducidos a Cristo su Hijo, y por de Él al Padre, en el Espíritu Santo, y así podamos imitar las virtudes de la «Esclava del Señor», que es el modelo de vida cristiana para toda la Iglesia.
         
                 Guadalajara, Jal., a 20 de mayo de 1998.
         
        Juan Cardenal Sandoval Íñiguez,
        Arzobispo de Guadalajara.
         
        Juan Pablo Preciado Ramírez, Pbro.|
        Secretario.
       
       
       
      El arzobispo de León (estado de Guanajuato, México) acaba de hacer pública una carta circular alertando a sus fieles sobre la devoción a la Virgen del Rosario del Pozo, procedente de Puerto Rico. José Guadalupe Martín Rábago recuerda que, según la Congregación para la Doctrina de la Fe y los obispos puertorriqueños, la asociación que promueve este culto está fuera de la Iglesia católica, y que “se ha desaprobado la conducta de sus dirigentes”.
      Ya en el año 2007 la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) dedicó gran parte del número 32 del boletín Info-RIES a la documentación sobre este grupo, la Misión de la Virgen del Pozo. Dirigida por Juan Ángel Collado Pinto, este movimiento de origen católico se formó en torno a unas supuestas apariciones marianas, y tras una investigación de la Iglesia católica, se la declaró fuera de la misma. Los ex-adeptos, además, refieren abusos.
      Por su interés, reproducimos debajo, por orden, la circular de la semana pasada del arzobispo de León, monseñor Martín Rábago, y los anexos documentales a su carta, que son los documentos eclesiales anteriores sobre este tema.
       
      Circular 34/2011 - Devoción De La Virgen Del Rosario Del Pozo
      A los señores sacerdotes, a los miembros de las comunidades de vida consagrada y a todos los laicos de la diócesis.
      Los saludo con gozo en el afecto de Cristo Señor nuestro y les deseo de la paz.
      Está promoviéndose, nuevamente, en el ámbito de la Arquidiócesis la devoción a la Virgen del Rosario del Pozo de Sabana Grande de Puerto Rico. He querido constatar la información ya tenida sobre esta asociación y, por documentos de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de la Conferencia Episcopal de Puerto Rico, puedo afirmar con absoluta certeza que se trata de una organización que no ha sido reconocida por la Iglesia, y que también se ha desaprobado la conducta de sus dirigentes.
      Conviene recordar que debemos estar muy prevenidos con respecto a devociones que se alimentan de pretendidas revelaciones que no han sido reconocidas por la Iglesia; éstas llevan un riesgo grande en las prácticas religiosas pues carecen de sentido de Iglesia. Al llevarse a cabo sin la aprobación del magisterio eclesiástico, y sólo con fidelidad a los pretendidos videntes o a centros de organización en rebeldía contra la autoridad responsable de garantizar su autenticidad, se convierten en inadecuadas e inaceptables.
      Los señores sacerdotes tengan en cuenta lo anterior para enseñar a los fieles de su comunidad y disuadirlos de pertenecer a esta asociación. Recordar, lo estipulado en la Circular 04/96, particularmente en los apartados 2º y 3º: “Para visitar comunidades en el ámbito de una parroquia, debe darse el consentimiento del Párroco respectivo. Es muy importante que cualquier visita de alguna imagen se haga dentro del plan de trabajo pastoral de la Parroquia”.
      Esto debe animarnos a ayudar a las personas que comprender que «ante todo, la Virgen María ha sido propuesta siempre por la Iglesia a la imitación de los fieles… porque en sus condiciones concretas de vida se adhirió total y responsablemente a la voluntad de Dios» (Marialis Cultus, 35), con el fin de que llevemos una auténtica vida cristiana.
      En todo caso, particularmente para devociones que no son comunes entre nosotros, les pido que consulten con el Arzobispo o con su Obispo Auxiliar; también con el Vicario General para estar más ciertos y poder orientar adecuadamente a los fieles y proceder debidamente; así se evitarán prácticas inadecuadas en cualquier sentido, y preservaremos la sana práctica de la vida cristiana y las devociones auténticas.
      Les anexo la documentación fidedigna respecto de esta inadecuada e inaceptable devoción: son el Decreto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y la Carta Pastoral emitida por la Conferencia Episcopal de Puerto Rico.
      Ruego a la Virgen que permaneció firme al pie de la cruz, nuestra Madre Santísima de la Luz, alcance del Salvador, el gozo de perseverar como Discípulos misioneros, como nos convoca nuestro Plan Diocesano de Pastoral.
      Con afecto los bendigo.
      León, Gto., 15 de Septiembre del 2011
      † José G. Martín Rábago, Arzobispo de León.
      Pbro. Pascual López Márquez, Secretario Canciller.
       
      ANEXOS
      Carta del Vaticano a la Conferencia Episcopal de Puerto Rico
       
      CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE
      Decreto del 19 de enero de 2007
      Prot. N. 73/89-23237
      Respecto a la devoción que indebidamente se ha extendido entre numerosos fieles en torno a las supuestas apariciones de la «Misión de la Virgen del Rosario del Pozo», se envió una carta y Decreto con indicaciones acerca de la conducta a seguir por los Obispos de cada lugar hacia las personas que se adhieran a dicha devoción.
      En el enunciado de Prensa del 14 de noviembre del 2006, la Conferencia Episcopal de Puerto Rico señaló la responsabilidad que los pastores de la Iglesia tienen ante un fenómeno devocional que en algunos aspectos es perjudicial y que por tal razón es responsabilidad de la Iglesia intervenir especialmente en circunstancias graves para corregir y prevenir los abusos en la práctica del culto.
      Ante la gravedad del caso y preocupación que la Congregación de la Doctrina de la Fe (presidida hasta abril del 2005 por nuestro Papa Benedicto XVI) siente hacia el asunto de la «Misión de la Virgen del Rosario del Pozo», la congregación del Vaticano levantó el siguiente Decreto:
       
      CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE
      Vaticano, 19 de enero de 2007
      Excelencia:
      La Congregación para la Doctrina de la Fe emitió, el 19 de septiembre de 2002, un decreto disciplinar en relación al asunto de las supuestas apariciones de la Sma. Virgen María en el Pozo de Sabana Grande (Puerto Rico) y pidió a los promotores de esos grupos que firmaran una declaración de fe. Últimamente, los obispos de Puerto Rico publicaron una Carta Pastoral acerca del mismo tema para evitar que los fieles se adhieran a tales grupos.
      Me permito enviarle los mencionados documentos y solicitarle que, en su calidad de Presidente de la Conferencia del Episcopado, comunique las siguientes orientaciones a los obispos que lo necesiten, para que cada Ordinario del lugar pueda proceder en relación a las personas físicas que actúen contra lo establecido por el Decreto de la Congregación de la Doctrina de la Fe del 19 de septiembre de 2002:
      1) Les sea dado a conocer el Decreto mencionado.
      2) Si no lo obedecen, sean bien determinados la persona, los actos contrarios a lo establecido por el mencionado decreto y las circunstancias de tiempo y lugar.
      3) La persona responsable de dichos actos sea formalmente amonestada (cfr. can. 1347).
      4) Si la persona permanece contumaz, se proceda a imponer la pena de entredicho por medio de un decreto extra-judicial (cfr. c. 1332, 1729).
      5) Contra un decreto del Ordinario emitido en este sentido, será posible presentar recurso a la Congregación para la Doctrina de la Fe.
      Aprovecho la circunstancia para manifestarle mis mejores sentimientos y confirmarme suyo devotísimo en Cristo:
      +Angelo Amato, SDB, Arzobispo Titular de Sila, Secretario
       
      CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE
      Prot. N. 73/89
       
      DECRETO
      La Congregación para la Doctrina de la Fe, después de haber sometido a un atento examen la documentación relativa al caso del grupo de devotos de la llamada «Virgen del Rosario del Pozo», atendiendo el bien espiritual de los fieles y con el propósito de evitar prácticas que puedan desorientar la conciencia de los mismos DISPONE que los promotores de los mencionados grupos se abstengan:
      1) de inducir a los fieles a llevar a cabo prácticas ascéticas particulares o a emitir promesas que comporten compromisos notables en el ámbito espiritual o moral sin la expresa autorización de la autoridad eclesiástica,
      2) de proponer doctrinas que puedan ser consideradas ocultas, reservadas o confidenciales; y
      DECLARA que todas las personas que han emitido promesas en estos grupos pueden considerarse libres de las mismas.
      Vaticano, a 19 de septiembre de 2002
       
      † Joseph Card. Ratzinger, Prefecto
      † Tarcisio Bertone, SDB, Secretario
       
      CARTA PASTORAL SOBRE LA LLAMADA “MISIÓN DE LA VIRGEN DEL ROSARIO DEL POZO” - OBISPOS DE PUERTO RICO
      (Esta Carta deberá ser leída en todas las misas dominicales)
      A todos los Sacerdotes, Diáconos, Religiosos, Religiosas y fieles católicos en Puerto Rico:
      Después de varios estudios amplios y profundos de toda la problemática en torno a la llamada devoción de la Virgen del Rosario del Pozo, la cual se ha extendido por los últimos veinticinco años; y habiendo el Arzobispo de San Juan de Puerto Rico entablado un diálogo con el Cuerpo Rector de la llamada “Misión de la Virgen del Rosario del Pozo” por los últimos cuatro años, y movidos por el deseo de que las indicaciones de la Congregación para la Doctrina de la Fe fueran acogidas en su letra y su espíritu por este grupo que ha operado sin reconocimiento eclesial local, y habiendo sido interpelados por nuestros sacerdotes y otros fieles sobre el estatuto eclesial actual de dicho movimiento y devoción, hemos llegado a las siguientes aclaraciones y determinaciones:
      1. Reiteramos la decisión dada por decreto de 1989 por el Obispo de Mayagüez, en el cual afirmó que sobre los hechos ocurridos en 1953 “no consta su carácter sobrenatural”, y por lo tanto tales hechos no han recibido la aprobación eclesiástica del Ordinario del lugar exigida para este tipo de caso.
      2. Que para efectos eclesiales la llamada «Misión de la Virgen del Rosario del Pozo» dejó de existir como asociación privada sin personalidad jurídica canónica en el año 1987.
      3. Por lo tanto se pide a los fieles cristianos no acercarse o buscar en la llamada «Misión de la Virgen del Rosario del Pozo» el cultivo de su relación espiritual con la Santísima Virgen María, ya que como afirmamos en la carta colectiva de 1996: “Que teniendo en cuenta el bien espiritual de los fieles de la Iglesia, declaramos como inconvenientes y dañinos, a la larga, para la piedad de los católicos las consignas y planteamientos doctrinales de la así llamada «Misión de la Virgen del Pozo» y no aconsejables, para una buena moral de relaciones, las vinculaciones y dependencias creadas entre «padre-madres» e «hijos/hijas espirituales» en las esferas organizativas de los «grupos»”.
      4. Recordamos a los fieles devotos de la llamada «Misión de la Virgen del Rosario del Pozo» que por decreto de la Congregación de la Doctrina de la Fe de 2002 se determinó: “Que todas las personas que han emitido promesas (y juramentos religiosos) en estos grupos pueden considerarse libres de las mismas”.
      5. Recordamos que los sacerdotes llamados “Misioneros de Cristo Sacerdote”, fruto de dicho movimiento, no están autorizados a ejercer el ministerio en Puerto Rico. Igualmente las religiosas llamadas “Hermanas Misioneras de la Restitución”, fruto de dicho movimiento, no han sido aceptadas oficialmente en ninguna diócesis puertorriqueña para ejercer el apostolado.
      6. Reiteramos la prohibición a los llamados líderes de la “Misión de la Virgen del Rosario del Pozo” de continuar difundiendo y cultivando una devoción sin reconocimiento eclesial como fue afirmado por decreto de la Congregación de la Doctrina de la Fe, donde se había reclamado a los líderes de este movimiento de abstenerse de prácticas ascéticas particulares “sin la autorización de la autoridad eclesial”, además que se les urgía igualmente de no difundir doctrinas “ocultas, reservadas o confidenciales” que no tienen el carácter público propio de la fe católica.
      7. Para mantener y acrecentar la comunión eclesial en Puerto Rico el Sr. Arzobispo, presidente de la CEP, a nombre de los demás obispos que componen la CEP, le ha requerido en conversación privada y personal al Sr. Juan Collado como a las llamadas “Columnas” de la “Misión” de cesar y desistir de continuar promoviendo esta devoción.
      8. Pedimos a los sacerdotes pastores en Puerto Rico que acojan con profundo sentido de caridad pastoral a todos los llamados devotos a la Virgen del Rosario del Pozo, ayudándoles a cultivar una sana espiritualidad mariana, tan fundamental para nuestra identidad en Cristo. A propósito de lo anterior les recordamos a los sacerdotes el principio canónico “que la ley suprema de la Iglesia es la salvación de las almas”.
      Esta intervención nuestra procede de la responsabilidad que como pastores tenemos ante un fenómeno devocional que en algunos aspectos hemos percibido perjudicial, y como recuerdan las normas de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre las apariciones:
      “Por razón del deber doctrinal y pastoral, la Autoridad competente, por su cuenta, puede intervenir, más aún, debe hacerlo en circunstancias graves, por ejemplo, para corregir y prevenir los abusos en la práctica del culto y la devoción, en la desaprobación de doctrinas erróneas y para evitar los peligros de un falso e inconveniente misticismo, etc.”.
      En vista de lo presentado en este documento, exhortamos a todos los fieles devotos de la Virgen del Rosario del Pozo a que acudan a sus propios párrocos en las diversas parroquias para recibir el apoyo y dirección espiritual que necesiten.
      Confiamos que el deseo expresado por parte del liderato de la “Misión” de ser guiados por la autoridad de los Obispos en Puerto Rico se manifieste en la acogida fiel de estas aclaraciones y determinaciones nuestras.
      Dado en la sede de la Conferencia Episcopal Puertorriqueña (CEP) en San Juan de Puerto Rico, a 14 de noviembre de 2006.
      +Luis Cardenal Aponte Martínez, Arzobispo Emérito de San Juan
      +Monseñor Roberto O. González Nieves, O.F.M., Arzobispo de San Juan, Presidente de la CEP
      +Monseñor Félix Lázaro, Sh.P., Obispo de Ponce, Vicepresidente de la CEP
      +Monseñor Iñaki Mallona, C.P., Obispo de Arecibo
      +Monseñor Rubén González, CMF, Obispo de Caguas
      +Monseñor Ulises Casiano Vargas, Obispo de Mayagüez
      +Monseñor Héctor Rivera Pérez, Obispo Auxiliar de San Juan
      +Monseñor Hermín Negrón Santana, Obispo Auxiliar de San Juan, Secretario de la CEP
       
      Ver mas en .....  http://www.misionvirgendelpozo.org/
    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.