Cargando ...
Se ha producido un error al cargar el contenido.

RE: Nuevos inquisidores acosan póstumamente a Capa

Expandir mensajes
  • paco_de_jerez
    A vueltas con la foto de Capa y de Federico Borrell. Hoy, en el ABC : http://www.abc.es/20110907/cordoba/abcp-ultimo-enigma-guerra-20110907.html
    Mensaje 1 de 2 , 7 sep 2011
    Ver fuente
    • 0 archivo adjunto
      A vueltas con la foto de Capa y de Federico Borrell. Hoy, en el "ABC": http://www.abc.es/20110907/cordoba/abcp-ultimo-enigma-guerra-20110907.html


      --- En valdenoceda@yahoogroups.com, "paco_de_jerez" <paco_de_jerez@...> escribió:
      >
      > Susperregui, autor del libro "Sombras en la fotografía" mantiene que
      > la fotografía "Muerte de un miliciano" de Capa no es verídica y
      > eleva el tono de su acusación calificándola de "estafa
      > informativa". Susperregui ejerce de avezado nuevo inspector Clousseau y
      > arremete contra Capa, el International Center of Photography y la
      > Agencia Magnum y presume de que "ahora [...] se ha descubierto el
      > pastel". ¿Es el encelamiento del profesor de la UPV con Capa genuino
      > o más bien puede parecer el propio de alguien que sabiendo que ha
      > mordido carnaza, defiende interesadamente su punto de vista porque
      > simultáneamente defiende su propia obra editorial y su currículum?
      > Ustedes dirán. Pero no creo en los excesos de los nuevos
      > inquisidores. Y creo que efectivamente es un exceso.
      >
      > Extraído de DIARIOVASCO.com
      > http://www.diariovasco.com/prensa/20090819/opinion/articulos-opinion/ver\
      > dad-sobre-robert-capa-20090819.html
      >
      > ARTÍCULOS DE OPINIÓN La verdad sobre Robert Capa
      > <http://www.diariovasco.com/prensa/20090819/opinion/articulos-opinion/ve\
      > rdad-sobre-robert-capa-20090819.html> 19.08.2009 -
      > JOSÉ MANUEL SUSPERREGUI PROFESOR DE LA UPV-EHU J. M. Susperregui es
      > autor de Sombras en la fotografía
      > Cuando se conmemora el 170 aniversario del invento de la fotografía,
      > oficialmente aceptada por la Academia de las Ciencias de París, sigue
      > vigente la discusión sobre la veracidad o no de la fotografía
      > Muerte de un miliciano de Robert Capa, que se convirtió en el icono
      > principal de nuestra Guerra Civil.
      > Desde su invención, la fotografía ha conocido un largo recorrido
      > tanto técnico como temático, supeditado este segundo recorrido al
      > primero, porque al principio la novedad de la fotografía fue la
      > perfección de su imagen considerada como el dibujo perfecto y el
      > dominio del espacio a través del encuadre de la cámara. Décadas
      > más tarde la evolución técnica permitió acortar los tiempos
      > de exposición hasta dominar el tiempo por medio de la instantánea,
      > evolución que revolucionó la información cuando apareció la
      > fotografía de prensa y se convirtió en el testimonio veraz que
      > avalaba al texto de la noticia. La Guerra Civil española está
      > considerada como la primera guerra fotográfica aunque, anteriormente,
      > la Guerra de Secesión americana también fue fotografiada, pero sus
      > imágenes se publicaban en la prensa como grabados y no como
      > fotografías.
      > Es en este contexto, como primera guerra fotográfica, donde tenemos
      > que valorar la fotografía Muerte de un miliciano de Robert Capa,
      > cuando todavía el público lector no estaba formado visualmente por
      > falta de experiencia, ni tampoco los editores de las revistas ilustradas
      > conocían las consecuencias informativas de la fotografía de
      > prensa. Fotografía de prensa, éste es el contexto desde el que
      > tenemos que valorar la importancia que tiene una fotografía falsa
      > cuando se publica en un periódico o revista como si fuera verdadera.
      > Como dijo Susan Sontag: un cuadro falso falsifica la Historia del Arte
      > pero una fotografía falsa falsifica la Realidad.
      > A partir de esta reflexión de Susan Sontag ya no podemos argumentar
      > que da lo mismo que la fotografía de Robert Capa sea verdadera o
      > falsa. Supongamos que en un reportaje descubrimos que el texto del
      > mismo, no así las fotografías, es fruto de la imaginación del
      > redactor firmante, es decir, que no es información periodística
      > sino literatura. No tendríamos ninguna duda en calificar de falsario,
      > de fabulador, al redactor, sobre todo si nos cuenta como cierta la
      > muerte de un miliciano en el campo de batalla que no se ha producido;
      > pues este mismo argumento sirve para valorar la foto Muerte de un
      > miliciano de Robert Capa.
      > Hasta el mes de junio la versión oficial del International Center of
      > Photography y de la Agencia Magnum era que la fotografía de Robert
      > Capa se había producido el 5 de septiembre de 1936 en Cerro Muriano
      > (Córdoba), el miliciano se llamaba Federico Borrell García, la
      > cámara utilizada era una Leica y la fotografía era verdadera. A
      > partir de la investigación que realicé sobre esta fotografía
      > sabemos que no fue sacada en Cerro Muriano sino en Espejo, localidad de
      > la campiña cordobesa que dista 40 kilómetros de la primera.
      > También sabemos que la fotografía no se realizó el 5 de
      > septiembre sino en fecha anterior, así como que durante esos días
      > en Espejo no se disparó ningún tiro. También sabemos que
      > Federico Borrell García murió el 5 de septiembre en Cerro Muriano
      > porque su amigo E. Borrell Fenollar escribió un artículo en la
      > revista anarquista Ruta Confederal, noviembre de 1937, donde describe la
      > muerte de su amigo detrás de un árbol en Cerro Muriano. Con esta
      > prueba documental ya podemos afirmar que si Federico Borrell García
      > murió en Cerro Muriano y la foto fue sacada días antes en un
      > pueblo que estaba a 40 kilómetros de distancia, el miliciano que
      > aparece en la foto no es Federico Borrell García sino otro miliciano,
      > probablemente también de Alcoy, que estaba destacado en Espejo.
      > La importancia de esta información se debe a que la versión
      > oficial del I.C.P. y de la Agencia Magnum basaba toda la veracidad de la
      > fotografía de Robert Capa en la identidad del miliciano, algo
      > inaudito, porque aunque el miliciano fuera Federico Borrell García
      > también pudo haber escenificado su muerte ante la cámara de Robert
      > Capa momentos antes de morir; en una palabra, la identidad del miliciano
      > como prueba de la autenticidad de la fotografía es una prueba falsa y
      > ambas instituciones lo sabían. ¡Quién mejor que la propia
      > Agencia Magnum! ¿Porqué han ocultado durante todo este tiempo el
      > artículo escrito por el amigo de Federico Borrell García?
      > Ahora que se ha descubierto el pastel, el International Center of
      > Photography admite que la localización de la fotografía no es
      > Cerro Muriano, sino Espejo, y también admite que el miliciano
      > probablemente no sea Federico Borrell García. Mis otros argumentos
      > sobre la cámara, que no fue con la Leica sino con la Rolleiflex, y
      > que no se trata de una instantánea espontánea sino de una
      > instantánea escenificada, todavía no los aceptan, pero tampoco
      > argumentan para defender parte de su versión oficial. La Agencia
      > Magnum guarda silencio, un silencio sospechoso.
      > Ahora es el momento de pedir responsabilidades a ambas instituciones,
      > sobre todo cuando se han dedicado a descalificar a todo aquel que osara
      > poner en duda su versión. El más vilipendiado fue el periodista O.
      > D. Gallagher, antiguo corresponsal del Daily Express, cuando en una
      > entrevista muchos años después comentó, mezclando con otros
      > episodios acaecidos en Hendaya pero como consecuencia de su avanzada
      > edad, que Capa se quejó a los oficiales republicanos porque no
      > podía hacer ninguna fotografía, y fue cuando un oficial escogió
      > a varios milicianos para simular unas maniobras.
      > La simulación de unas maniobras fue la circunstancia en la que Robert
      > Capa sacó su famosa fotografía y la simulación fue plena y no,
      > como siguen defendiendo en el I.C.P., que mientras estaban haciendo las
      > simulaciones una bala perdida mató al miliciano. También hay quien
      > defiende la teoría del francotirador, totalmente improbable porque no
      > existe documentación alguna sobre esta práctica militar en la
      > Guerra Civil. Pero sea una teoría u otra, lo cierto es que ninguna
      > hace mención a los otros cuatro milicianos muertos que están
      > documentados en las fotos de Robert Capa en el mismo campo de rastrojos,
      > y menos mención se hace al miliciano que no solamente comparte el
      > campo de rastrojos del famoso miliciano sino también el mismo
      > encuadre.
      > Resumiendo, la fotografía de Robert Capa es una estafa informativa y
      > si hubiera ocurrido a día de hoy, Robert Capa habría sido
      > expulsado de la Agencia Magnum. Aunque también es cierto que se
      > habría perdido un buen reportero, porque antes y después de la
      > famosa fotografía, Robert Capa hizo fotografías de prensa
      > excelentes.
      >
    El mensaje se ha enviado correctamente y se entregará a los destinatarios en breve.